sábado, 28 de febrero de 2015

¡ TIERRA!

Con un presupuesto de dos millones de maravedíes  y alrededor de 90 hombres reclutados con la ayuda de los hermanos Pinzón  Colón partió con tres embarcaciones La Pinta, La Niña y La Santa María del puerto de Palos antes de clarear el día marcando rumbo al oeste comenzando así la gran travesía.
Después de navegar 8oo leguas sin avistar tierra ninguna, la tripulación de la Santa María se amotinó. Sofocaron el motín con la ayuda de los hermanos Pinzón. Sin embargo tres días más tarde, en la madrugada del 9 al 10 de octubre el malestar se extendió a toda la tripulación incluídos los Pinzón, produciéndose el segundo motín. Acordaron navegar tres días más y sí al cabo de este tiempo no encontraban tierra regresarían.  No hizo falta en la noche del 11 al 12 de octubre, el marinero Rodrigo de Triana lanzó al viento el grito esperado de: "TIERRA"


Fue la villa marinera de Baiona la Real, situada a 20 km de Vigo el primer puerto europeo que conoció la existencia de otras tierras más allá de los mares el 1 de marzo de 1493.

Cuando juntos regresaban a España surgió una gran tempestad y  la nave de Martín Alonso se perdió. Llegó con la Pinta a Baiona antes de que Colón arribara a Lisboa. 
Tras unos días de descanso emprendió el regreso a Palos llegando el 15 de Agosto, unas horas después que Colón. Se recluyó, muy enfermo, en el monasterio de la Rábida, donde murió a los pocos días llevándose su versión del descubrimiento.
Se celebra en estos primeros días de marzo, en Baiona, la conmemoración del mayor descubrimiento en la historia de la humanidad. Calles y plazas se visten de sabor medieval mirando hacia ese mar que se abre más allá de su bahía en una gran fiesta.



miércoles, 18 de febrero de 2015

Hombres de mar

"Non quero outra luz senón a túa
Nin quero outro color:  soio o teu intermitente


Non quero outra imaxe, nin  outra servidume
Ni mais fidelidade
Nin quero outra cantiga, nin quero outra paisaxe
Nin outra pertenza.
Tan soio tí, o meu mar, o meu oceáno. O meu Atlántico"




Hay que salir a faenar. Es la vida. La oscuridad de la noche funde el mar con la tierra en una negrura infinita que desasosiega. El olor a sal y a humedad se pegan a la piel dejando entumecidos los músculos por el viento frío que sopla del norte.
El barco enfila la proa mar adentro y enseguida desparece en la oscuridad.
Mas tarde, el viento se levanta con fuerza, el mar está revuelto, mar de arbolada, las olas se elevan por encima de los hombres cayendo sobre ellos con una fuerza bestial; el barco se mueve tanto que cuesta agarrarse para no salir despedido por la borda, algunos no lo consiguen y desaparecen en el mar.


domingo, 8 de febrero de 2015

LA MÁSCARA


"Yo" no he sido tanto "yo" como los personajes que representé en este carnaval literario. 
Ellos son, pues, en buena parte, mi biografía" ( Miguel Delibes)


El carnaval, etapa en la que durante unos días a las personas se nos permite dejar de ser nosotras mismas para ser aquello que en el fondo deseamos ser. De alguna manera si nos colocamos una máscara creemos que podemos convertirnos en aquello que la máscara representa. Nos ofrece, al menos por un momento, la posibilidad de deshinibirnos y ser otro.
La máscara concede libertad y la posibilidad de esconderse detrás de algo que no deja ver quienes somos, sin embargo este ocultamiento es paradójico, porque tapa una identidad, pero descubre una intimidad. Algo que ocultamos a los demás en esos días queda al descubierto.
Se nos permite vivir una fantasía que está aceptada socialmente en ese ambiente donde la alegría reina durante el tiempo que dura el carnaval
Quién se disfraza suele hacerlo de aquello con lo que se siente identificado de alguna manera.  La máscara lo que sí oculta es ” otro yo “. La máscara concede libertad: “esconderse detrás de algo que no deja ver quienes somos tiene el beneficio de sacar algunos rasgos de personalidad escondidos”.
 Hay un permiso, una especie de tiempo de tolerancia para vivir una "fantasía" aceptable socialmente.
El verdadero éxito del disfraz reside en que, quien lo lleva no sea reconocido como la persona que es, sino como la deseada.
Los disfraces permiten modificar nuestra realidad para realizar un sueño. El pobre se puede convertir en príncipe, el bueno en demonio, el blanco en negro y viceversa, y el hombre en mujer o al revés. Las personas encarnan aunque tan sólo sea por unas horas la vida de aquellos personajes que siempre les hubiera gustado ser.
Cualquier disfraz o máscara, refleja algo que nosotros mismos no nos atrevemos a revelar cuando nos vestimos en el día a día. El individuo se libera de su identidad establecida y sale a la calle como "otra persona".
Nuestra personalidad es compleja. Una máscara no es lo que uno es, sino una representación, verdadera o falsa, que se exhibe. Se utilizan en todas partes del mundo porque cada ser tiene diferentes facetas: Lo que somos, lo que queremos ser, lo que aparentamos, lo que los demás ven o quieren ver en nosotros. Estas distintas "caras" de nosotros mismos, la mayoría escondidas, son las que nos hacen desear ser otro de manera subjetiva e inconsciente. El disfraz permite sacar temporalmente la máscara que siempre llevamos. La sociedad impone ciertos roles que a veces enmascaran nuestro verdadero ser. Esto quiere decir que una parte de nosotros mismos esta "enmascarada" y cuando nos disfrazamos, nos permitimos ser como en realidad quisiéramos y después nos volvemos a colocar la máscara de nuestra "personalidad socializada".



sábado, 31 de enero de 2015

La sombra que deja el olvido

Esta tarde de lluvia y viento trae viejas morriñas y recuerdos de otra tarde de lluvia que volvía desde muy lejos trayéndo imágenes, olores y humedades que se pegaban a la piel.  Música de "orvallos", de luces y sombras reflejadas en la conciencia de esas piedras que viven en Compostela.
Hay una historia que quiero compartir, una historia de solidaridad y también una trágica historia de dos mujeres gallegas que bajo la fama de locura se escondía un drama personal.
Muy conocidas en Santiago, como "Las Marías" e inmortalizadas en una escultura al comienzo de la Alameda.
Eran trece los hijos e hijas que tuvieron Arturo Fandiño y Consuelo Ricart, una pareja de artesanos que vivían del fruto de su trabajo.
Tres de sus hermanos eran miembros destacados de la CNT. Al estallar la guerra civil asesinan a uno de ellos mientras los otros dos consiguen huir. Aquí, comienza la tragedia y el drama de unas jóvenes cuando los falangistas tratan de utilizar a la familia para dar con el paradero de los hermanos.
Su juventud se había alimentado hasta entonces del clima de animación y esperanza que se vivía en Santiago. Cuando las hermanas Fandiño salían a la calle vestidas con la ropa hecha en casa pues eran costureras, los estudiantes galleguistas y republicanos les llamaban "Libertad, igualdad y fraternidad" y los estudiantes de derechas "fe, esperanza y caridad" porque entonces eran tres, pero una falleció pronto.
Después de la sublevación militar franquista, este sueño revolucionario quedó ahogado en sangre. Las mujeres de la casa vivieron el horror que los falangistas les proporcionaban llegando a casa a altas horas de la madrugada llenando de terror a sus ocupantes y allí de noche, las sacaban desnudas a la calle, torturándolas, intimidandolas y arrebatandoles la dignidad
.Con poco más de 20 años la vida de "Las Marías"  se convierte en un mal sueño, una pesadilla que duró desde el inicio de la guerra hasta mediados de los años 40. Finalmente los hermanos huidos fueron arrestados y cesó la presión sobre las Fandiño.

A partir de entonces el trabajo desapareció, los clientes dejaron de llevarles ropa "por miedo a significarse ya que eran de una familia de anarquistas". Vivían en `parte gracias a la caridad de los vecinos que dejaban de forma anónima pequeñas cantidades de dinero en distintos comercios en los que después ellas compraban. Consiguieron crear un mecanismo de defensa para poder sobrevivir a las vejaciones y humillaciones vividas: enloquecieron y, en su locura recuperaron el sueño de su juventud, escuálidas como si saliesen de un campo de concentración se vistieron de luz y color y llenas de afeites, polvos de arroz, colorete y carmín salían todos los días a la misma hora con la dignidad recuperada y  con la fuerza de su locura desesperanzada y cruel, llena de hambre y miseria pero digna.

Siempre decían que todos los hombres se enamoraban de ellas y flirteaban con los estudiantes. Se les ha atribuido un papel fundamental  en esa época de represión." Mucha gente que se sentía ahogada por el régimen y que no se rebelaba por temor a represalias, veían en "Las Marías" ese grito de libertad" pues manifestaron su locura mostrándose rebeldes contra la sociedad.

jueves, 22 de enero de 2015

LA RIBEIRA SACRA


Miles de historias y leyendas rodean este lugar como en casi cualquier otro de Galicia, sin embargo es ésta quizás una de las más bellas: el dios Júpiter se quedó prendado de la hermosura de esta tierra gallega y para poseerla, la atravesó con un río, el Miño, sin embargo su esposa, la diosa Juno que no deseaba compartir su amor con una extraña pensó que Júpiter la repudiaría si en la faz de aquella hermosa tierra abría una profunda herida. Una herida que en algunos lugares casi alcanza 300 m de desnivel en la vertical y que hoy son los Cañones del Sil.


Podemos navegar el río en un tramo de 40 km admirando las laderas de la Ribeira y siguiendo el curso del río contemplar las viñas en los socalcos o escalones de piedra que datan de la época de los romanos.
Discurre el río por el sur de la provincia de Lugo y el norte de la provincia de Orense haciendo frontera natural entre ambas.
Antes de desembocar en el Miño, el río Sil extiende sus aguas a lo largo de un profundo cañón navegable, una garganta excavada por el mismo cerca de la unión entre ambos.
Hay un lugar especialmente mágico llamado O cabo do Mundo, un meandro del Miño, una península que obliga al cauce del río a dar una cerrada curva formando un paisaje bellísimo. 
Imposible no extender la mirada por las aguas del río y por los viñedos y mimosas que cubren la ladera, en la que según en la época del año en que se visite, este lugar estará pintado de colores diferentes, desde el amarillo de las mimosas en Marzo a los rojizos y dorados de la viñas en otoño o los verdes del verano e invierno. Estamos en Nogueira de Pedrido. Apenas un puñado de casas de piedra tapizadas de musgo como cualquiera de las aldeas que pueblan esta tierra y, así durante todo el recorrido de estas aguas, los mares interiores de Galicia, nos llenaran de belleza nuestro corazón.

miércoles, 14 de enero de 2015

La ría de Vigo


Protegida del océano por las Islas Cíes, la ría de Vigo se abre por el norte en Cabo Home, rincón que impresiona en cualquier época del año, aunque en invierno su espectacular belleza se hace sentir más adentro cuando el mar desafiado por el viento silba y ruge entre las islas y azota con fuerza los acantilados volviéndolos  ariscos y escarpados. Por el sur, en Cabo Silleiro, el faro se yergue desafiante oteando un mar que en calma refleja una enorme paz, sin embargo de repente puede volverse furioso ante la provocación del viento y agita sus aguas llenas de espumas blancas que amenazan con engullir todo aquello que se encuentre por delante.

Es la más grande y la más hermosa de todas las rías gallegas, si bien es verdad que contemplar cada una de ellas conforma un espectáculo inolvidable. Es el mayor tesoro de la ciudad, su pasado y su futuro.Se adentra en la tierra para mezclarse con el agua del río mientras las laderas de los montes  van formando siluetas a lo largo de todo su recorrido.
Por donde quiera que nos asomemos nuestras islas se dejan ver donde la ría se abre a mar abierto, están siempre presentes en el corazón de los vigueses y nos sentimos orgullosos de ellas, son como nuestro símbolo de identidad. Hermosas como tres bastiones,  guardan la entrada al viento del oeste y fueron siempre una zona de refugio para ingleses, holandeses y moriscos, sirviendo de apoyo a todos los navíos que navegaban por el atlántico.
Si el mar se retirase de la Ría de Vigo, el largo valle, dejaría al descubierto restos de buques, galeones, mercantes, submarinos y pesqueros que asomarían sus esqueletos sobre el lodo y la arena en donde se guardan leyendas e historias ocurridas en otros tiempos.
Dicen que trece embarcaciones están sumergidas en el fondo de la ensenada de la isla de San Simón hundidos en la batalla de Rande, librada en Octubre de 1702 entre una escuadra franco-española y una anglo-holandesa, allí donde la ría se estrecha con la intención de que sus dos costas se fundan en un beso. Allí donde parece que pudieras alcanzar con tu mano la otra orilla. Allí donde la ría ofrece su espectacular belleza en cualquier atardecer.







viernes, 2 de enero de 2015

Feliz viaje




La tierra tarda en hacer un giro completo alrededor del sol 365 días, 5 horas y 48 minutos. Esto es lo que dura nuestro periplo por el espacio alrededor del dios sol, esa estrella incandescente adorada por multitud de civilizaciones a través de los siglos aportándonos la vida tal y como hoy la concebimos en nuestra realidad.
Sin duda viajar por el espacio tendría, a la fuerza, que hacernos cambiar nuestra concepción de la vida si fuéramos capaces de levantar la mirada. Una y otra vez emprendemos este viaje que parece no llevarnos a ninguna parte mas que a sumergirnos en esta noria del tiempo. Nos deseamos felicidad, salud, trabajo...al iniciar con esperanza esta nueva travesía.¡Ojalá que así sea!
Sin embargo no dejo de preguntarme si será que a fuerza de tanto giro en el espacio y tanto repetir itinerario nos hemos mareado y se han embotado nuestros sentidos y también nuestra capacidad de pensar.¿Será que solo nos importa lo que ocurra en nuestro espacio más inmediato? en nuestro microcosmos particular y privado?
Ojalá que seamos capaces de mirar por la ventana de nuestra nave aunque sólo sea para poder apreciar la grandiosa belleza de lo que existe fuera de nosotros mismos y volver luego con el alma llena de estrellas para seguir recordándonos que en esta nave, que tripulan unos pocos, viajamos todos y debe volver dentro de 365 días al mismo punto de embarque pero mejorada, renovada de solidaridad y generosidad con aquellos que viajan en peores condiciones.
Feliz viaje a todos.





viernes, 26 de diciembre de 2014

Todas las horas en una misma hora

La costumbre de cenar toda la familia en Noche buena se hacía con el fin de reforzar los lazos familiares. Era costumbre antaño poner un  plato más en la mesa para que los familiares fallecidos pudiesen compartir esta celebración o bien se dejaba la mesa sin recoger para que cenasen las almas de los ausentes.

Un plato, dos platos, tres platos, … y la mesa hacerla cubrir de manteles blancos de lino, tiempo y silencio, de ternuras y sonrisas servidas al  calor de los que ese día vuelven a compartir mesa. ¡ Que emoción! ¡Que alegría! Verlos de nuevo, sentirlos de nuevo.
 Oigo las risas, siento la emoción, huelo la humedad del musgo donde se colocan las figuritas del belén mientras se tararean con panderetas y zambombas los villancicos que todos cantábamos.  Se reparten polvorones y almendras, mazapanes y  piñones y siento las manos de mi abuela y las de mi madre acariciandome el pelo. Y todo, aquel tiempo y este tiempo se confunden en uno solo tiempo y yo soy niña y madre y abuela en esta mesa de Navidad
Oigo la voz de mi madre diciéndonos que nos abriguemos bien, poneros los verdugos y los guantes que hace mucho frío. La noche va fría y el viento es gélido. Al fin llegamos a la iglesia para oir la misa del gallo, estamos cansadas y medio dormidas pero milagrosamente conseguimos mantenernos de pie hasta el final y volvemos a casa deseando que las mantas nos acojan proporcionándonos el calor que ya buscamos entre sueños y risas.

Y después...me veo, arropando a mis nietos y acariciando su pelo en ese instante en que todas las horas son una misma hora.

Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...