Mostrando entradas con la etiqueta Leyendas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Leyendas. Mostrar todas las entradas

jueves, 21 de septiembre de 2017

Toxo: arbusto moi espiñento



Cuenta la leyenda que Dios hizo las flores del Tojo y, para fastidiarle, el diablo creó las espinas. En compensación Dios permitió que florecieran todo el año. Claro está que las leyendas han sido siempre un intento de explicar un hecho real o fabuloso adornado con elementos fantásticos y que se transmite de forma oral de manera bella y maravillosa.
Sin embargo fuera de la narrativa de la leyenda, la flor del Toxo no es que no sea perecedera, sino que al existir tres tipos diferentes de tojos y florecer en distintas épocas del año, parece que siempre está floreciendo. Se dice que los amantes de antaño prometían quererse mientras el tojo estuviera en flor.


La flor del Toxo se llama Chorima. Cuento esto porque hay una canción gallega que habla del "alecrin dourado",y no deja de llevar a confusión pese a que en ningún momento afirma que la flor del tojo sea el Alecrin. La flor del Alecrin es azul y es la flor del romero.
A pesar de esto Alecrin y Chorima, son los nombres que recibe en Galicia la flor del tojo.

Es el arbusto más característico de los montes gallegos formando grandes extensiones de paisaje amarillo. Una sola planta puede producir 20.000 semillas y estas pueden aguardar hasta 70 años sin germinar esperando el momento idóneo para hacerlo. Ni que decir tiene que es todo un alarde de paciencia.


Una Chorima de toxo hábilmente manejada con la lengua puede emitir un sorprendente sonido que se le compara con el canto de los pájaros. Esta forma musical de emplear las flores es considerado en nuestra  cultura como un juguete de niños o mozos.

"Chorima, nosa chorima tan amarela no monte, tí é a flor dos galegos, dos de onte e dos de hoxe. Flor do toxo, flor do toxo, flor da galeguidade as raíces son a ialma e a Chorima a saudade".

viernes, 23 de junio de 2017

Noche de San Juan

"En San Xoán meigas e bruxas fuxirán" Es noche de brujas, de meigas, en la que nuestro mundo y el suyo están más comunicados que nunca. Las puertas de ambos se abren para dar paso a encuentros increíbles. Cuentan que en esta noche mágica, las meigas buscan barcos a los que llevar hasta los faros para comer y beber y bailar hasta el alba. Por eso muchos marineros clavan tres cardos protectores en el palo mayor de sus embarcaciones. 
Es el único momento del año en que se pueden ver a las "mouras", doncellas encantadas que salen esta noche de sus cuevas y a las que se puede ver en castros y peñascos, con la ilusión de recuperar su libertad.

El significado primordial para los celtas era el de celebrar el instante en el que el Sol se hallaba en su máximo esplendor, cuando duraba más tiempo en el cielo y mostraba su máximo poder a los hombres. Era el día en el que alcanzaba su mayor plenitud y, al mismo tiempo, el día en que empezaba a decrecer hacia casi su muerte en el Solsticio de Invierno. Se encendían hogueras para conmemorar ese poder del Sol y para compartir su fuerza, para alabarlo y al mismo tiempo para atraer su bendición sobre hombres, animales y campos.
Otra de las costumbres que dio a esta fiesta el apelativo de "verbena" - planta medicinal utilizada tradicionalmente en la medicina debido a sus propiedades y beneficios para la salud - era la costumbre practicada en algunos lugares por las mozas casaderas de ir a recoger "verbena" a las doce de la noche, la víspera de San Juan, creyendo que con ello conseguirían el amor del deseado por su corazón.


La "hierba de enamorar" realmente tiene propiedades mágicas; se considera el mejor remedio contra el desamor, une corazones, ayuda a solucionar problemas sentimentales y mejora y aumenta la fertilidad de las mujeres.
La " namoradeira" crece al desamparo de los vientos, en los acantilados de la sierra de la "Capelada", que después de los fiordos noruegos, estos, son los acantilados más altos de la costa atlántica.
Dicen " un lugar perdido de la mano de Dios", sin embargo, creo que es aquí, donde realmente se encuentra.
La "namoradeira", simboliza el amor ardiente; de color rosa, blanca y/o violácea, se asoma dos veces al año, en invierno y a principios de primavera.
Los habitantes de la aldea de San Andrés de Teixido agasajan, a aquellos que les visitan, con esta mágica y apasionante hierba del amor.
Claro que para que nos ayude en su búsqueda existen varios rituales que hay que realizar:
Si lo que se quiere es tener una relación con la persona que se ama se debe recoger la " hierba de enamorar" en la noche del 23 de Junio, la noche de San Juan y  debe hacérsela llegar de alguna manera sin que se de cuenta.
Si lo que se quiere es que el amor esté siempre en la vida, se tendrá que recoger la planta al atardecer, justo en el momento en que la luna está oculta por el sol y en ese momento invocar:
A la diosa Áine: diosa de los cuatro vientos, el cielo y la fertilidad.
A la diosa Deva: diosa de todos los mares, que emana vida, salud y amor.
Según la leyenda este flor tiene su esencia en la magia de las dos diosas.
 Con la flor cogida en el momento oportuno, se debe guardar en una cajita de madera con algo de oro y plata y así, según esta tradicional leyenda, se tendrá suerte en el amor toda la vida.

Y si además.
La pareja salta unida la hoguera se procura felicidad y buena fortuna.

"Boa noite de San Xoán a todos"

viernes, 12 de mayo de 2017

Deva

Cuenta la leyenda que el agua del mar era dulce como la de los ríos hasta que la diosa Deva se enamoró de un humano. Su amor solo duró una noche y, tras esa noche la diosa volvió al fondo del mar para cumplir con sus deberes, no obstante Deva volvió inundada de tristeza y sus ojos no dejaron de llorar.  Dicen que por eso, desde entonces,el agua del mar es salina debido a las lágrimas de la diosa.
El agua desempeñaba un papel muy importante entre los celtas. El culto a las aguas estaba muy extendido en todo su mundo  y tanto los mares como todos los ríos tenían una divinidad asociada normalmente femenina.
Deva es la diosa celta del mar, de las emociones y los sentimientos: Ella es la que ayuda a los que priorizan el amor, renunciando a lo material.





Se dice que si necesitas que en tu vida aparezca la persona que pueda acompañarte en el camino y compartir contigo todo lo bueno y todo lo malo, has de bajar un atardecer con la Luna Nueva hasta una playa cuando la marea haya bajado hasta su último límite.

Se llevará una botella  y una hoja de hiedra en la que se habrá escrito con un objeto punzante la palabra AMOR.
Ve recogiendo de la arena húmeda conchas, cantos rodados, incluso pequeños cristales de formas o colores armoniosos. Todas esas pequeñas cosas que han sido descubiertas por la marea y que se consideran propiedad de la diosa Deva.
Tienen que ser objetos significativos y bonitos, que atraigan por su brillo o por su forma.
Cuando tengas nueve objetos siéntate en la arena y colocando todo delante de ti, mete dentro de la botella la hoja de hiedra y luego uno a uno los pequeños tesoros que hayas encontrado.                                                                                                                                                                                             
Antes de introducir cada uno de ellos en la botella hay que retenerlo en las manos y encomendarle la misión que ha de cumplir​.
Cuando todas las piezas estén dentro de la botella pon arena en ella, acércate a la orilla y  llena lo que quede con agua del mar.
Ciérrala, acércala a tu pecho como abrazándola.

Di tu nombre completo y pronuncia el conjuro

" La marea crecerá cubriendo mis ruegos.
Ahora está silencioso el océano.
La diosa duerme
Aquí queda mi deseo para que la diosa lo encuentre
si es su voluntad soberana.
y si hasta ella llega mi invocación solicito ser escuchada:
Que se cumpla lo escrito.Que se cumpla lo deseado"
Después entierra superficialmente la botella en la arena cerca de la orilla.

Se dice que cuando la marea sube, la diosa Deva cuenta cada criatura, cada pez, cada objeto hasta asegurarse de que no falta ninguno; que están todas sus conchas, todas sus arenas y todos sus amuletos marinos.
Buscando lo que le falta, encontrará la botella. La abrirá y escuchará en el aire las palabras de quien ha hecho la petición por eso se ha de decir el conjuro en voz alta, para que el aire la recoja y las palabras puedan llegar a ella.
Es un ritual muy antiguo que practican en las playas más escondidas de nuestra costa. Personas que creen en la vieja religión ponen bajo el amparo de la diosa Deva sus deseos.

miércoles, 12 de abril de 2017

El amor imposible de la luna y el sol: leyenda



Para que nada nos amarre
que no nos una nada.
Ni la palabra que aromó tu boca
ni lo que no dijeron tus palabras.

Ni la fiesta de amor que no tuvimos
ni tus sollozos junto a la ventana.
Para que nada nos amarre,
que no nos una nada.
 Pablo Neruda
Esta es una historia que según cuenta la leyenda sucedió antes que el niño se hiciera hombre y el hombre anciano.
Dicen que el Sol y la Luna, antes de que Dios los llamara para que alumbraran nuestros días y nuestras noches, se encontraron y vivieron un gran amor.
Un día Dios los llamó y, ambos obedientes se presentaron.
 Al Sol le dio un título de nobleza, sería conocido por todos como el Astro Rey, sería el encargado de iluminar nuestros días desde Oriente hasta Occidente. 
Del mismo modo, llamó a la luna y le dijo que sería la encargada de iluminar cada una de nuestras noches. La Luna se entristeció mucho a cuenta de esto, porque Dios los había condenado a vivir eternamente separados. 
El Sol habló con Dios y le rogó que encontrara la manera de que la Luna no estuviera sola. Así, Dios creo las estrellas para que le hicieran compañía en el gran cielo y, decidió que ningún amor debería ser imposible y por eso creó los eclipses. Solo así pueden encontrarse y estar juntos aunque solo sea por un breve espacio de tiempo.
Dicen que cuando hay un eclipse no podemos mirar al cielo directamente porque nos quedaríamos ciegos. Ciegos del amor que desprenden cuando pueden encontrarse.
La Luna y  el Sol siguen su destino. El Sol arde de pasión por la Luna y ella vive en las tinieblas su añoranza.
Viven esperando ese instante, esos raros momentos que les fueron concedidos y que tanto cuesta que sucedan.






martes, 7 de marzo de 2017

Espantallos A ruta do río Barbeira

Silencioso espantapájaros, perdido el cuerpo de arrugas. RAFAEL ALBERTI ...


Dice la leyenda que los espantapájaros no pueden tener amigos. El hombre los suele crear con un aire siniestro y esperpéntico alzándolo en los campos para que con su presencia espanten a los pájaros.
El viento es el único compañero que acaricia la soledad del espantapájaros, inmerso siempre en sus horas eternas de vacío, ve como se arrullan y murmullan los campos de cereales y como los pájaros sobrevuelan por encima de su cabeza como quien evita criaturas extrañas.
Pronto, muy pronto estos peculiares personajes aparecerán en la soledad de los campos y huertas de cultivo.
Con su presencia hacen que el ambiente sea incómodo, sin otro particular más que ser diferente a lo que el animal espera encontrarse. Así, como el hombre, tienden a preferir cosas a las que están habituados. Cuando algo es diferente, lo rechazan en principio
Si no hay nada más para comer, las aves corren el riesgo y comen el cultivo, aunque tenga un aspecto extraño, fieles al instinto de supervivencia, pero si hay alternativas, se van a comer a algún otro lugar. 
Todos llevamos un niño dentro que nunca deberíamos perder. En él se aloja la alegría, la curiosidad, el amor, la sinceridad, la ternura...Pero la ignorancia es la que nos hace demonizar y destruir lo que no comprendemos, lo que nos incomoda, lo que nos asusta... Tememos a la oscuridad, sin embargo hay luces que nunca podremos ver en el día...
A mi me inspiran melancolía, soledad, abandono, incomprensión...y es por eso, aunque suene un poco extraño por lo que me gustan.
 Pronto, los campos se llenaran de cultivos  y ellos, los "espantallos"   buscaran en la soledad la compañía del viento.                   . Escrito y dirigido por Marco Besas.
Clavado en el suelo, sin escapatoria, ilustra como pocas cosas, la frustración, la impotencia y la resignación que alguna vez nos ha invadido a casi todos...y es por eso que me inspiran ternura...y mucha empatía.                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                     Los espantapájaros modernos rara vez toman forma humana, salvo en la ruta del río Barbeira o ruta de la Libertad, llamada así porque los internos de la cárcel de la Lama ayudan en su mantenimiento.
La primera parte de la ruta discurre por las riberas del río Barbeira, entre maravillosos bosques autóctonos, disfrutando del sonido del agua, al mismo tiempo que caminamos por senderos tapizados de musgo.
En la segunda parte, caminaremos por zonas más elevadas, Sierra do Cando, donde pastan en libertad numerosos caballos, hasta alcanzar la aldea de Covelo, para volver de nuevo a los bosques cercanos al río
Más de una treintena de espantapájaros participan en el concurso exposición del río Barbeira. En un entorno natural como el lugar del río Verdugo, donde comienza la ruta de senderismo.

viernes, 19 de agosto de 2016

MARUXAINA

 ¿Será verdade o do espíritu da Maruxaina?
De todos los seres míticos, la sirena es la que en todas las culturas tiene un lugar y por supuesto una versión diferente.
En el norte de Europa, se habla de ella como de una embrujadora, una seductora de hombres a los que arrastra con ella a los fondos marinos.

En la mitología irlandesa, aseguran que si ella te encuentra y se deja ver, podrás pedir tres deseos que serán concedidos, pero en nuestras costas, en las costas del norte de esta tierra, la historia cuenta que solo hay una sirena, un único ejemplar  y que es eterna y hermosa.
Cuentan de una joven que vivía en un pueblecito pesquero. Una muchacha a la que el mar la seducía de manera tan especial; tanto, que recorría continuamente, los acantilados y las playas sin importarle si a ellas se arrimaban tormentas o vendavales. La atracción que ejercía el mar sobre ella era tan fuerte que se olvidaba de las horas que allí pasaba contemplándolo.
Una noche, la tardanza se hizo mayor de lo acostumbrado, así que, su madre subió a los acantilados para encontrarla. Era una noche de luna llena, donde las palabras se hacen sentencias, y sin querer pronunció una frase que se convirtió en un maleficio " Que los dioses te conviertan en pez, para que puedas ir a donde siempre has deseado"
Y dice la leyenda que esa misma noche sus piernas se volvieron una cola de pez y su cuerpo se llenó de escamas doradas y brillantes.
Sirenas dibujadas por Victor Nizovtsev

Desde ese momento permanece cuidando de nuestras costas, convirtiendo los rayos de luna en farolillos sobre el mar para guiar a los marineros y a sus barcos más allá de las rocas hasta puertos seguros.
Esta es una de las muchas leyendas que existen sobre las sirenas  y teniendo en cuenta que existen muchos testimonios de marineros que han vuelto a los muelles guiados por luces que no han podido explicar y que les han conducido por una especie de sendero sobre el agua hacia lugares tranquilos, me quedo con esta versión.
Tanto es así, que en esta tierra, la gente del mar la menciona siempre por el nombre de la muchacha  " La Maruxaina"

En los días de  galernas y temporales del invierno se deja ver, majestuosa, siempre hilando con su huso sobre la roca y cuando hay mal tiempo asciende a la cumbre de la isla poniéndose a gritar o a tocar el cuerno para avisar a los marineros de la proximidad de la galerna . A veces se muestra como una hermosa doncella que con sus cantos atrae y enamora a los marineros y en otras ocasiones se muestra como una fea bruja de ojos hundidos que parece querer atrapar a los marineros con sus manos de dedos largos y huesudos.
Las intenciones que tiene esta Nereida son interpretadas de diferentes maneras. Hay quien dice que es buena, que avisa de los temporales y de los peligros que guarda el mar debajo del oleaje engañoso. Sin embargo, también hay quienes aseguran que su intención es siniestra, que tiene envidia de las mujeres de los marineros, que disfrutan durante el invierno del calor de un hogar, cuando los barcos están amarrados al abrigo del puerto.
El origen de esta creencia, es posible achacarla a la existencia de alguna cavidad en las rocas, hoy desaparecida por el efecto de la erosión del agua y del viento, y que produciría un sonido peculiar al traspasarla.
Pudo coincidir, es probable, en las vísperas de alguna tragedia o de algún naufragio; con lo cual los del lugar lo entenderían como relacionados y así los llevó a pensar que aquél sonido pudiera ser un aviso para que no saliesen a la mar.

Para dilucidar esto, el segundo sábado de agosto, en San Cibrao, pueblo pesquero del norte de la provincia de Lugo, los hombres deciden ir a buscarla, y para no caer en su trampa,  mientras la mayoría rema, otros  tocan  unos cuernos sin parar para no oír los mágicos y hechiceros cantos de la sirena.
La traen hasta la playa de O Torno donde aguardan los vecinos, alumbrando con velas y candiles orientando a los marineros,  llevándolos hasta la orilla.

Hay que ir a pescarla, para después llevarla a tierra y juzgarla. Si es hallada culpable se quema en la playa en una hoguera, pero si, por el contrario, es hallada inocente, la gente baila con ella hasta el amanecer, momento en que es liberada y entonces, la Maruxaina escapa a su morada de la cueva.

lunes, 23 de mayo de 2016

A TERRA GALEGA


¡Teño medo d´unha cousa que vive e que non se ve!. 

Decía Rosalia de Castro:  - tengo miedo de una cosa que vive y que no se ve- , esta aprensión por la muerte, ese siniestro presentir la tragedia, ese misterio de la niebla envolviéndolo todo, sumergiendonos en duras soledades.

Así, en Galicia, no hace demasiado tiempo

en las frías noches de invierno, al calor de la lumbre se contaban historias y leyendas llenas de un misterio candoroso y trágico. Eran, estas historias, de santos, de almas en pena, de duendes y de ladrones.
 Afuera, la galerna soplaba y parecía que en cualquier momento el tejado de la casa iba a desaparecer entre las fuertes ráfagas de un viento huracanado y, cuanto más silbaba él, más temor producían las historias.

Muchas de las aldeas se perdían entre las montañas y entonces, la única distracción que había se reducía a las visitas a la iglesia y al cementerio.

Bajo estas condiciones muchas de las realidades pasadas  fueron transformándose con el tiempo en historias dantescas sobre brujas, hadas, duendes y muerte.
Existen muchísimas leyendas, sin embargo las más conocida, la más popular y a la que más se le teme es la de La Santa Compaña.

Al anochecer, especialmente en Víspera de Todos los Santos, la frontera entre el mundo de los vivos y de los muertos se vuelve tan tenue, tanto, que es posible que un humano quede  atrapado en este peregrinaje de las almas de los difuntos.

Se dice, que en determinados días y en determinadas circunstancias, la noche se convierte en una procesión de almas en pena, vestidas con túnicas y capuchas presagiando la muerte de algún vecino del lugar. Caminan descalzas formando dos hileras; a la cabeza de las cuales un ser vivo lleva una cruz y un cubo con agua bendita. No descansa nunca, cada noche entra en trance, abandona su hogar y encabeza la procesión, guiando a las almas  a través de caminos y veredas. Despierto no recuerda nada aunque sus piernas muestran los arañazos de las zarzas de los caminos y su rostro va adquiriendo una palidez cadavérica para morir al fin si un sacerdote no lo rescata de su desdichado final. Si fallece, la muerte lo mecerá en el descanso eterno por haber purgado sus pecados en vida.
Una forma de liberarse de esta carga es encontrarse con otro humano mientras se acompaña la peregrinación. La cruz ejerce una atracción sobrenatural sobre la mente  del recién hallado, por lo que se hará cargo sin resistencia alguna a coger la cruz y sustituir al anterior .
Las almas en pena llevan una vela, pero su luz es invisible a los ojos de los vivos, sin embargo su presencia se delata por un fuerte olor a cera y un ligero viento, que no todos los humanos pueden ver. La peregrinación de "A Santa Compaña",es tan sólo visible para algunos seres especialmente dotados.
Se puede intuir su paso por un fuerte olor a cirio y en ocasiones se oyen los aullidos lastimeros de los perros.
Si se viene a Galicia, es importante conocer las diversas manera de ponerse a salvo en el caso de encontrarse con tal lúgubre procesión; pero cuando el miedo es más fuerte que la razón, lo mejor es apartarse del camino e ignorarla, aunque se dice que la forma más segura es dibujar un círculo e introducirse en él y tomar una cruz y rezar. Rezar.


"En la noche fría dejan sus moradas
viniendo a este mundo a expiar sus culpas
más después de las nueve, y en lontananza
multitud de luces caminan sin rumbo.

Sigo la procesión con un hacha de cera
soy una parte de ellos que aterrorizan la aldea
entablo amistad con fantasmas y visiones
bañando en terror a los pobres de espíritu.

           ¡ A Santa Compaña!
Cierra esa ventana y atranca esa puerta
encomiéndate al santo. ¡ A Santa Compaña!
son almas en pena que salen de la iglesia 
con la cruz y vagan por los contornos.

Por la cerradura sacan a los dormidos
para que se unan a ellas y a su tan lúgubre marcha
más pobre aquel que no pase por muerto 
porque le entregan un cirio y ese no vuelve a su lecho"








martes, 29 de marzo de 2016

LAS ESTRELLAS DE LA TIERRA




Dentro de muy poco tiempo esta flor que le es tan fiel al invierno se irá después de haber alfombrado la tierra con sus pétalos y flores; orgullosa de si misma acompaña al invierno y sabe de sus cuitas y de su cansancio. Es una flor amable que acompaña al invierno y le da la bienvenida a la primavera.
                                           
  A esa dama hermosísima
y bella que va llenando el lugar de luz y belleza por donde quiera que pasa. Da la sensación de ser como un pincel mágico que mojando en diferentes colores le diera por pintar un lienzo en blanco llenándolo de colores: azules, verdes, violetas, fucsias, blancos, amarillos...


Cuando nos hacemos adultos perdemos mucha de la fascinación por las cosas que teníamos cuando niños. Era especialmente emocionante escuchar como silbaba el viento en las noches de invierno y unos a otros nos contábamos historias en las que él era su mayor protagonista y exacerbaba nuestra imaginación infantil. Eramos capaces de oír el murmullo del agua en las fuentes y disfrutábamos planeando en el aire con los brazos abiertos imaginando que volábamos. Todo era posible, pues todo era imaginable, pero... esa magia desaparece cuando la realidad se va imponiendo a nuestro pesar.
Recuerdo saltar entre las piedras del río, con cuidado de no resbalar entre musgos y algas. Oír el murmullo de las fuentes y ver nadar los patos en el estanque mientras un aroma a mirto nos rodeaba guardándonos. La idea de que el agua estuviera formulando palabras parecía absurdo pero no por eso dejaba de prestar atención al sonido de sus murmullos pareciendo que quisieran contarme secretos del jardín. Y es que el jardín es como el inmenso auditorio de un concierto donde la música que se oye nunca es igual.




La camelia sasanqua cuando llega su momento se despide desprendiéndose de   los pétalos uno a uno los cuales van cayendo al compás del viento, dejando una mágica alfombra a sus pies.Costumbre que no tiene la camelia japónica, la cual llegado el momento arroja la flor al suelo, como una bella dama antiguamente el pañuelo, por si un galán quisiera quedársela...galanes que hoy en día ya no quedan, ni ojales en las solapas donde lucirlas.




Cuenta la leyenda que al principio de los tiempos, una noche, las estrellas jóvenes discutían y rivalizaban entre ellas sobre cual era la más bella ocasionando una trifulca entre todas las  estrellas del cielo, pues todas querían ser la reina de la belleza. Y... a ver quien ganaba? ¡yo brillo más! ¡ yo soy más grande! ¡yo más ligera!

Con sus discusiones rompieron la paz del firmamento por lo que la luna intervino y, decidió que la mejor manera de poner orden era que las estrellas se repartieran por el cielo y así todas lucirían su belleza.


Las estrellas obedientes acataron la ley nueva... Unas se esparcieron hacia el norte, otras hacia el sur, otras se agruparon formando estelas de luz...

Cuentan también, que pasado el tiempo, cansadas vieron u árbol que resultó ser una camelia, lucía gran cantidad de flores blancas y decidieron reposar en ella, durmiendo las estrellas cada una en una flor.

Al día siguiente, recuperadas las fuerzas, pensaron que esas flores eran como un cielo para vivir en ellas y así fue como las estrellas se convirtieron en camelias. Desde entonces, las camelias blancas son las estrellas de la tierra, compitiendo con las del cielo y brillando como ellas.
















sábado, 20 de febrero de 2016

NOIA


"Dijo, pues, Dios, a Noé: he decidido el fin de todo ser, porque la tierra está llena de violencia a causa de ellos; y he aquí que yo los destruiré con la tierra"

Entonces, todas las tempestades y todos los vientos se desencadenaron en un mismo instante lloviendo sin tregua.

La narración del diluvio universal aparece en distintas culturas y en épocas relativamente próximas en el tiempo.
Puede considerarse como uno de los acontecimientos antiguos comunes a las distintas civilizaciones que han poblado nuestro planeta. Pero, con o sin pruebas de su veracidad, se sabe que estas civilizaciones antiguas conservaron la historia de una gran inundación que destruyó a sus antepasados, sabiendo que algunas de estas civilizaciones no tuvieron contacto alguno entre si.
Durante miles de años en forma de leyenda se ha pasado de padres a hijos hasta que civilizaciones más modernas lo escribieran en libros como la Biblia, escritos Babilónicos, Egipcios etc

Cuenta una de las muchas leyendas que existe sobre este lugar, que el nombre de Noia deriva de los descendientes de Noé, quien llegó aquí tras el Diluvio Universal y escondió su arca en el monte Barbanza, donde plantó sus primeras vides. El mito ha calado tanto en la zona que el escudo de la villa contiene la imagen del arca de Noé junto con la paloma y la rama de olivo.

                                                                                "Ya se paran las lluvias, ya sale el cuervo.
Por ver si tras las aguas hay algo nuevo.
Un sitio habitable, un pequeño huerto...
Más la tierra no existe y el cuervo ha vuelto.

Y Noé reflexiona, pensando un momento:
Tal vez la paloma, se dice en silencio.
Busque y encuentre donde establecernos".

Aquí, en Galicia, no nos sorprende la lluvia, es más, estamos tan habituados a ella que cuando tarda en vistarnos la echamos hasta de menos aún cuando en ocasiones parece que va a durar eternamente o al menos esos cuarenta días y las cuarenta noches que duró el diluvio universal.

Desembarcó Noé en este lugar, según la leyenda, en esta bonita villa de Noia, situada al sur de la provincia de la Coruña y muy cerca de Santiago de Compostela. Su casco histórico esconde tesoros de la vida marinera y de la arquitectura tradicional que merece la pena descubrir. El escritor Otero Pedrayo la calificó como la mejor villa ojival gallega, por las construcciones góticas en su hermoso casco histórico. El tipismo de sus casas pescadoras se suma al encanto de la villa a la que se le ha llamado la pequeña Compostela.

sábado, 16 de enero de 2016

Gallegos Valientes

"O día do Medulio
con sangue quente e roxa
mercámo-lo dereito
á libre honrada chouza!"
   (Ramón Cabanillas, "En pé, en pé! 1917




La esclavitud es una forma de sometimiento del hombre por el hombre, que se practica desde la antigüedad y para vergüenza de éste, continúa actualmente bajo formas muy diversas.

Existieron muchos pueblos que preferían la muerte antes que quedar privados de libertad.

En el año 22 a.C. faltaban pocas tierras en Gallaecia por ser dominadas por los romanos, sin embargo aún quedaba un buen número de sublevados dispuestos a morir antes de ser convertidos en esclavos.
A la orilla del río Miño se elevaba el monte Medulio; monte difícil y escarpado, lleno de rocas y peñas, casi inaccesible.
Los propios guerreros habían creado un foso para aumentar la resistencia ante los romanos que iban llegando y estaban cada vez más cerca. Se escondieron en distintos lugares para sorprender a las centurias y a dos legiones romanas que esperaban al otro lado del río Miño. Los centuriones Antisio y Firmio, cada uno por un lado diferente, dirigían sus cohortes de legionarios de cara a la cima.
Estaban deseosos de aniquilar cuanto antes a los resistentes guerreros galaicos que habían ido colocando trampas diseminadas por las laderas del monte y esto estaba creando bastantes bajas entre los romanos que caían heridos en ellas durante la ascensión. El terreno, en definitiva, se les hacía impracticable para la batalla. Poco a poco iban llegando al gran foso que había sido creado por los aliados resistentes. El sol comenzaba a elevarse y se ocultaba de vez en cuando por alguna nube negra amenazando lluvia. Se acercaba el mediodía.
Rodeados por todos los flancos de la montaña no tenían otra opción que esperar la llegada de los romanos y cuando estos superaron el foso comenzaron a lanzar piedras y antorchas que pronto comenzaron a crear incendios al prender los tojos, haciendo más difícil y ardua la ascensión al monte Medulio.
Las mujeres prendían antorchas, creaban cadenas humanas para hacerlas llegar a los hombre que se encontraban en el acantilado. Los niños recopilaban piedras de distintos tamaños y creaban montículos cerca de los adultos para que estos las lanzasen. A punto estaban los romanos de comenzar a escalar los últimos metros cuando de los matorrales salieron como furias los iracundos guerreros galaicos y comenzaron a matar con saña a los romanos.

Los recursos para defenderse se fueron haciendo escasos. Vieron morir a muchos guerreros cruzados por las lanzas romanas. Pero ya lo tenían todo programado, en caso de que sufriesen la derrota en la batalla, nunca se entregarían. O luchaban hasta la muerte o morirían suicidándose.
El tiempo se agotaba. Los niños habían ido recogiendo las bayas de los tejos de la zona. Todos comenzaron a repartirse las bayas rojas venenosas. Familias enteras se arremolinaban bajo las arboledas esperando el momento de la muerte. Algunos guerreros aun esperaban matar algunos romanos más, otros, en cambio, prefirieron morir junto a sus familiares hundiéndose una daga en el corazón cuando otros  abrazándose en un ritual hundían su espada en el corazón del amigo y compañero mientras ambos caían heridos de muerte.

Los romanos fueron llegando poco a poco a la cima: Quedaron perplejos al encontrarse una cantidad de guerreros gallegos, bravos y regios inertes en el suelo. Un suicidio múltiple por la libertad, por la libertad de las tierras de Galicia.
Así la honra de los últimos resistentes guerreros gallegos nunca más sería vencida.
Su historia sorprendió a las altas esferas de Roma que hablaban de la enorme valentía de los galaicos, muy parecida a la de los galos, que prefirieron morir con orgullo proclamando su libertad antes que ser esclavizados.
A Galicia le llamaron la pequeña Galia.
El monte Medulio, abandonado con las víctimas en su cima se convirtió en el símbolo de la libertad de las tierras Galaicas.
La mayor parte se libró de la cautividad que para una gente hasta entonces indómita parecía más intolerable que la muerte.












viernes, 27 de noviembre de 2015

LA HIERBA DE ENAMORAR

HERBA DE NAMORAR O NAMORADEIRA
     
Se va Noviembre que tiene su propio refrán. " Dichoso mes, que empieza por Todos los Santos y, termina por San Andrés".
Para nosotros, los gallegos, tiempo de peregrinar a uno de los santuarios que tiene su propio misterio. Todavía vive la tradición del romero que sube al monte, que cree en el agua milagrosa de la fuente de los tres caños y que busca la "herba de namorar"
Cuenta la leyenda que San Andrés llega a la costa de Ortegal en una lancha de piedra, y por eso los romeros cantan: " O divino San Andrés, mandou empedrar o mar, para que os seus romeiriños, o foran a visitar".


Imposible borrar el recuerdo de un lugar como este, donde los impresionantes acantilados, los más altos de la Europa continental, 612 metros sobre el nivel del mar, son una ventana natural desde donde asomarse al mundo. Aquí, en la sierra de la Capelada, crece la armeria marítima, o clavel del aire, "la hierba de namorar", capaz de modificar, eso dicen, los comportamientos en el amor.
 No sé si es efectivo, pero  Galicia. tenía que tener una hierba así, mágica y hechicera.
 La hierba, se tiene que coger en la noche de San Juan y de manera discreta se la entregará a la persona querida. Después, ella se encargará de enamorarla. Hay quien dice que es tan efectiva que no existe antídoto capaz de deshacer el amor que su ayuda provoca.
La "namoradeira", se encuentra cerca de los acantilados; al desamparo de los vientos marinos.
Esta hierba tiene unas flores claras y menudas, con pequeños y finos pétalos que bailan, sin desprenderse de sus tallos, al son de los fuertes rugidos del viento cuando azota el temporal.



Quiéreme, dice la canción de Aute, Quiérelo o quiérela, dice la "namoradeira" ,según sea quien solicita la ayuda de la flor.
















sábado, 14 de marzo de 2015

La Costa de la muerte

Una región de Galicia que fue considerada el fin del mundo durante el Imperio romano: "A Costa da Morte"

Cuenta la leyenda... así comienzan todos los relatos de antaño donde el misterio, la incógnita y la magia están garantizados; pues sí, cuenta esta leyenda y habla de un lugar de la costa gallega donde la fuerza del mar se deja sentir en sus enormes acantilados haciéndolos especialmente abruptos y escarpados. El mar aquí no tiene piedad ni con barcos ni con hombres y hace de esta zona un cementerio para cientos de marinos.
"A Costa da Morte": Impresiona su nombre, también impresiona el lugar y no solo por su belleza, sino también por su soledad, su silencio, su grandiosidad. Se debe su nombre a la cantidad de naufragios y muertes que en esta zona ocurrieron desde cientos de años atrás.
Varias son las leyendas que se cuentan de esta lugar pero quizás la más antigua y la más impactante tuvo que originarse en tiempos muy remotos en donde las únicas señales marítimas posibles era la costumbre ancestral de hacer sonar las caracolas de mar en los días de niebla o las hogueras, que las mujeres encendían en los cabos y las atalayas para señalar a sus hombres el camino de regreso a tierra.
 Yo he oído el sonido de los faros en multitud de ocasiones cuando las nieblas rodean los barcos en una trampa mortal. Es un sonido que parece salir de las entrañas del mismo mar, es un sonido que guía en una ceguera sin límite, es un sonido lúgubre pero, al fin y a la postre, un sonido esperanzador ya que en esos instantes no hay nada que te guíe más que ese sonido que se cuela entre la niebla. 
El excesivo número de hundimientos que se han dado a lo largo de esta costa, culpabilizando a las gentes de este lugar, fue seguramente lo que le dio ese nombre a esta zona ya desde tiempos antiguos.
Se dice que en las noches de temporal y de poca visibilidad, cuando las nieblas se asentaban por días sobre la zona e impedían a los navegantes avistar la costa, pequeños grupos de paisanos acuciados por el hambre y la miseria provocaban los naufragios de los barcos para apropiarse de sus cargamentos con la artimaña de la vaca-farol.
 Acudían con sus bueyes a pasearlos por los límites de los cabos, colgando de los cuernos pequeños faroles encendidos que simulaban el balanceo de las luces de otras embarcaciones navegando. Los marinos, que navegaban en el lugar, confundían la luz de estos faroles con la luz de otras embarcaciones que navegaban más cerca de la costa y a mayor resguardo de la tempestad y así, optaban por imitarla, aproximándose también y estrellándose sin remedio contra los acantilados, cayendo así, en una trampa mortal.


En pocos minutos el barco estaba perdido porque entonces las gentes del lugar aprovechaban para saquearlo y su fuera preciso asesinar a los indefensos náufragos. 

Si esta historia es cierta, es imposible de saber pues en esta tierra el silencio se mantiene sobre los asuntos delicados que no van con ellos. Este silencio cómplice es el que ha impedido que nunca se haya probado este proceder tan bárbaro, si es que alguna vez se produjo. 
Quizás no haya sido nunca la piratería ni tampoco las gentes del lugar que en multitud de ocasiones arriesgaron sus vidas con un gran mar de arbolada y se lanzaron a ella para auxiliar a los náufragos. La muerte es una constante en estos pueblos que son acariciados a veces y otras golpeados por la fuerza de su océano.

domingo, 8 de marzo de 2015

¡HABELAS,HAINAS!




" Vengo del país de la lluvia eterna
Vengo del fin del mundo.
Soy de donde el agua muda la eternidad en melancolía y la melancolía se torna en nostalgia perenne.
Vengo de la más hermosa tierra que la naturaleza, en su eternidad, pudo parir.
Vengo de la piedra y el viento del norte, gélido y eterno.
Soy del país que los hombres llaman Galicia.
Soy de la tierra que los dioses quisieron llamar ETERNIA."

Galicia, es tierra envuelta tantas veces en niebla grisácea que hace que todo sea misterioso. Cualquier ser extraño y maléfico puede existir escondido en ella mientras avanza entre los árboles del bosque y entre los valles envolviéndolo todo en una luz suave, clara y tamizada por las sombras. Hace que puedas viajar en el tiempo y escuchar antiguas historias olvidadas que ya sólo ella recuerda.
Amparada llega la noche, el mundo parece pararse, todo es silencio, todo es serenidad. Se prepara para el atardecer y, las criaturas de la noche comienzan a despertar. Las sombras se extienden, huele a tierra húmeda, brotes frescos. Se  oye el agua del río, las hojas que se mueven con la brisa y en lo alto, una luna quiere asomarse entre las nubes.



Así, en los caminos donde silba el viento y azota la lluvia, en las fragas umbrías, en las encrucijadas de los caminos podemos encontrarnos con estos seres misteriosos, mágicos y, notar su presencia mientras un escalofrío de miedo recorre nuestro cuerpo.



Si de noche has de cruzar caminos en Galicia habrás de tener cuidado con una de las Meigas que habitan en esta tierra. Su aspecto de anciana no llamaría la atención de nadie, de no ser porque las prendas que lava en el río están siempre manchadas de sangre. Ésa es su condena ya que, mató a su hijo recién nacido y debe limpiar las ropas ensangrentadas noche tras noche durante toda  la eternidad.  Ella pide ayuda, pero no te detengas ni la mires si quiera, porque aquél que intenta ayudarla desaparecerá para
 siempre.

  La lavandera de la noche.
Era una noche de luna,
 era una noche clara,
yo pasaba  por el río
 de vuelta de la molienda.
Encontré a una lavandera, 
que lavaba cerca del agua,
ella lavaba en el río,
 y una cantiga cantaba:
"Niña que vienes del molino, 
niña que vienes por la camino
Ayúdame a retorcer 
mi sábana lavada."
Desaparece la lavandera
 como humareda esparcida
y donde las sábanas tendía
 un pozo de sangre dejó.
Era una noche de luna,
 era una noche clara.

Y para protegerse de las meigas dañinas:
Colocar una escoba vuelta del revés tras la puerta de entrada
Llevar un diente de ajo
Tener en casa ramas de laurel.
Y por último poseer colgantes de distintas piedras que sean capaces de rechazar encantamientos.

 "Yo no creo en las meigas pero haberlas las hay"
Y como en todo, y... siempre, que cada cual saque sus propias conclusiones.




jueves, 22 de enero de 2015

LA RIBEIRA SACRA


Miles de historias y leyendas rodean este lugar como en casi cualquier otro de Galicia, sin embargo es ésta quizás una de las más bellas: el dios Júpiter se quedó prendado de la hermosura de esta tierra gallega y para poseerla, la atravesó con un río, el Miño, sin embargo su esposa, la diosa Juno que no deseaba compartir su amor con una extraña pensó que Júpiter la repudiaría si en la faz de aquella hermosa tierra abría una profunda herida. Una herida que en algunos lugares casi alcanza 300 m de desnivel en la vertical y que hoy son los Cañones del Sil.


Podemos navegar el río en un tramo de 40 km admirando las laderas de la Ribeira y siguiendo el curso del río contemplar las viñas en los socalcos o escalones de piedra que datan de la época de los romanos.
Discurre el río por el sur de la provincia de Lugo y el norte de la provincia de Orense haciendo frontera natural entre ambas.
Antes de desembocar en el Miño, el río Sil extiende sus aguas a lo largo de un profundo cañón navegable, una garganta excavada por el mismo cerca de la unión entre ambos.
Hay un lugar especialmente mágico llamado O cabo do Mundo, un meandro del Miño, una península que obliga al cauce del río a dar una cerrada curva formando un paisaje bellísimo. 
Imposible no extender la mirada por las aguas del río y por los viñedos y mimosas que cubren la ladera, en la que según en la época del año en que se visite, este lugar estará pintado de colores diferentes, desde el amarillo de las mimosas en Marzo a los rojizos y dorados de la viñas en otoño o los verdes del verano e invierno. Estamos en Nogueira de Pedrido. Apenas un puñado de casas de piedra tapizadas de musgo como cualquiera de las aldeas que pueblan esta tierra y, así durante todo el recorrido de estas aguas, los mares interiores de Galicia, nos llenaran de belleza nuestro corazón.

sábado, 22 de noviembre de 2014

Que las estrellas guíen tu camino

Según cuenta la leyenda, existe un camino en el cielo y otro en la tierra que conducen a un punto sagrado y místico, venerado desde hace mucho tiempo. Es conocido como “Campo de Estrellas”, hoy en día Santiago de Compostela.
La historia cuenta que en torno al año 813 un ermitaño llamado Pelayo, que vivía en el bosque de Libredón, hoy las calles que rodean la Catedral Compostelana, vio durante varias noches un enorme resplandor en el cielo, una estrella gigantesca que indicaba un punto determinado. Y aquí fue donde Pelayo encontró una extraña tumba de piedra, hoy la tumba del Apóstol Santiago. Y así fue como durante siglos los peregrinos miraron al cielo para seguir la Vía Láctea que lleva la misma dirección que la del caminante a Compostela.


                                            Plaza de la Quintana @  Paco Rodriguez

La primera vez que salí de noche por las rúas de Santiago algo dulce y amable me embrujó. A partir de entonces me gustaba recorrer sin rumbo calles y callejuelas, rúas y plazas envueltas en esa magia especial que va envuelta en el aire.
La lluvia va marcando el ritmo del silencio; ese silencio roto por el sonido grave y profundo de la campana de la catedral, la Berenguela. Cuando el paseo es nocturno y va acompañado de la lluvia uno puede emocionarse bajo ese orvallo menudo que va calando con su cadencia. Callejear y callejear entre las sombras,  meterse en el corazón de las rúas, caminar sin prisa bajo sus soportales mientras la luz juega a pintar las piedras con reflejos dorados que bailan porque tienen su propia vida y encierran el arte de un pincel maravilloso que solo la naturaleza sabe crear.
Los faroles han alumbrado tantas historias que se han convertido en  testigos mudos del acontecer de la vida de la ciudad. En ocasiones, aparece la luna plateada entre grandes nubes para cobijar a todo aquel que encuentra su camino o su meta en Compostela.
Cada día al ocultarse el sol e iluminarse la Catedral, el fantasma del peregrino hace su aparición en la esquina más próxima a Platerías como esperando la apertura de la Puerta real, quizás ha de quedarse en Compostela condenado a peregrinar por el resto de la eternidad y recorrer cada noche esas callejuelas donde la luz y la lluvia se han convertido en arte. En realidad, solo se necesita silencio para poder oír a Compostela.








domingo, 16 de noviembre de 2014

Nosa Señora Da Barca

Galicia encapotada de nubes negras y grises. Mil cien rayos cayeron sobre ella el día de ayer. Fuertes vientos azotan sus costas volviendo la mar salvaje y peligrosa. Parece querer adentrarse en la tierra y llevarse a lo más hondo lo que encuentra a su paso. El miedo a los naufragios y a las tempestades hacen que sus habitantes se encomienden  a los santos que más veneran.
El santuario de Nosa Señora da Barca, es junto con Fisterra, meta del camino de Santiago. La leyenda cuenta que el Apóstol llegó un día a esta orilla del mar de Muxía vencido y desalentado por las dificultades que encontraba en la evangelización de Galicia. Allí sobre las olas de este océano salvaje vio acercarse una barca con el casco, la vela y el timón de piedra que hoy en día es reconocida en tres rocas: a pedra de abalar, a pedra dos cadrís e a pedra do timón.
El pasado año, durante una fuerte tempestad, un rayo cayó sobre el santuario causando graves daños.


Romaxe de Nosa Señora da Barca, por
Federico García Lorca
¡Ai ruada, ruada, ruada
da Virxe pequena
é a súa barca!
A Virxe era de pedra
e a súa coroa de prata.
Marelos os catro bois
que no seu carro a levaban.
Pombas de vidrio traguían
a choiva pola montaña.
Mortos e morta de néboa
polos senseiros chegaban.
¡Virxe, deixa a túa cariña                                               Cantada por Víctor Manuel
nos doces ollos das vacas
e leva sobre o teu manto
as frores da amortallada!
Pola testa de Galicia
xa ven salaiando a ialba.
A Virxe mira pra o mar
dende a porta da súa casa.
¡Ai ruada, ruada, ruada
da Virxe pequena
e a súa barca!

                                           


sábado, 1 de noviembre de 2014

La Santa Compaña: mensajeros de la muerte


En la noche cerrada, negra y oscura de difuntos, una fantasmagórica procesión avanza por los caminos en Galicia. La forman los muertos de la parroquia o almas en pena,difuntos, condenados a vagar por la tierra hasta purgar los pecados que cometieron en vida.
Caminan despacio, majestuosamente y sin rumbo en dos largas filas con velas encendidas de tal manera que su luz se ve a lo lejos.
Este funesto desfile se dirige a las casas en las que se va a producir una muerte llevando los oleos a los moribundos que, en ocasiones, puede, incluso, ser un año antes de la defunción.

No todos los que van en el cortejo están muertos, con ellos va una persona viva que lleva una cruz y un caldero con agua bendita.

 La única manera de librarse de esta penosa tarea es darle la cruz a otro infortunado. Este quedará a su vez condenado a preceder al acompañamiento en su eterno vagar nocturno.

Hay...quien dice que los acompañantes de la procesión solo van en espíritu, mientras que su cuerpo se queda en la cama.
 Si te la encuentras debes seguir tu camino sin detenerte y sin mirar hacia atrás porque si no estás perdido ya que su principal peligro es tener que llevar la cruz durante largas noches.

Hay quien dice que la ha visto, hay quien dice que no existe. Cada cual...

Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...