miércoles, 6 de septiembre de 2017

Las Catedrales del Mar

Un paraje inolvidable, junto a la ría del Eo, en las proximidades de la localidad de Ribadeo, las verdes laderas gallegas se transforman en abruptos acantilados al asomarse al Mar Cantábrico.
El mar y el viento han esculpido la piedra de tal manera que hacen que algunas de sus paredes parezcan arcos de iglesias. Las grandes moles rocosas aparentan un laberinto de callejones, arcos, columnas y oquedades que recuerdan otras fastuosas construcciones proyectadas por el hombre.

Si alguna vez llegas hasta este lugar de la costa gallega, ese que marca la división de los dos mundos, descubrirás que el tiempo no tiene más medida que el ritmo de las mareas. La bajamar deja al descubierto un último trecho en el que un impresionante arco de colosales proporciones se deja observar tras haber atravesado un paseo entre columnas naturales que se levantan en medio de la arena y se acaban apoyando en el acantilado
Si alguna vez te quedas con los pies anclados en la arena contemplando como se abren y se cierran los pasadizos secretos donde, según se dice, duermen los hombres que el mar retiene hechizados en su abrazo de espuma, recuerda que estás bordeando el mayor de los misterios.
Cada día, o cada noche, nunca a la hora prevista, nunca a la hora exacta,  las aristas del umbral se iluminan o de soles o de lunas. Es un momento mágico en que, según la leyenda, se podría predecir el futuro y recuperar el pasado.
Y dicen los viejos marineros que en las horas más oscuras, en las noches en las que la Luna desaparece para renacer, unos puntos brillantes marcan los límites en el centro de esa puerta y que son los ojos verdes de las sirenas que iluminan desde siempre, desde todos los tiempos, los senderos del mar de regreso a casa.
Y cuentan que si, cuando el límite más bajo de la marea coincide con el momento en que el sol empieza a descender por el horizonte estás frente a esa puerta, puedes pedir un deseo por que ese es un momento en que los dioses están más cerca de ti y más atentos a lo que puedas pedirles

El olor a salitre y el sonido de las olas nos envuelve. Altos y sorprendentes arcos de piedra emergen entre la tierra y el mar, como si se tratase de restos de antiguos y remotos templos olvidados por la historia. Obra de la naturaleza, no de los hombres, a través de miles de años de la acción del agua y el viento. La similitud de estas formaciones rocosas con los arbotantes de las catedrales góticas, han hecho que esta playa llamada de Aguas Santas, sea también conocida como la Playa de las Catedrales.
Ubicada entre Foz y Ribadeo, en la provincia de Lugo, conocida, esta costa, como la Mariña Lucense.
En el momento de la bajamar es cuando tendremos la oportunidad de recorrer entre acantilados y formaciones rocosas los 1328 metros de esta playa de arena blanca.
Destaca por su conjunto de acantilados esculpidos por el viento, el mar y mucho tiempo.
La erosión del agua ha ido formando cuevas, socavones y pasadizos en la pared de pizarra de los acantilados y dependiendo de la hora del día estas van adquiriendo diversas tonalidades que embrujan con solo mirarlas. Estos pasadizos cuando la marea está alta quedan totalmente cubiertos por el agua.
Algunos de estos arcos de piedra llegan a medir más de 30 metros, y al pasar por debajo de ellos se puede escuchar el ulular del viento mezclado con el sonido de las olas al rebotar contra las rocas. Un sinfonía natural que nos reconforta y nos abstrae, haciéndonos sentir en ese momento toda la magia de este lugar.
Galicia, irremediablemente,como una maga hechicera, deja una profunda huella en todos aquellos que deciden visitarla.







Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...