viernes, 11 de agosto de 2017

LO QUE EL MAR SE LLEVA

 Ya ha pasado mucho tiempo desde que empezaron a sentarse en el muelle de cara al mar. Se reúnen allí todas las tardes si no llueve, aunque sea invierno, aunque haga frío, aunque el sol y el viento hayan ido quemando su piel. A veces aún aguantan chaparrones y lloviznas. Siempre dicen. " Escampará pronto"
La mirada se pierde en el horizonte, saben que ha pasado toda una vida, que no es posible ya que vuelvan, pero en el fondo, sin querer, todavía aguardan.
¿Y si les pasa como a  Carmen?, que un día sin que nadie lo esperara, al fondo de la boca de la ría, como una sombra,  maltrecho, apareció  su Manuel.
Manuel se encontraba durmiendo cuando se produjo el desastre y cuando estaba a punto de saltar por la borda la succión del barco lo arrastró hacia el fondo marino. Tuvo la gran suerte de que una enorme burbuja de aire procedente del interior del barco que se hundía le hizo de nuevo alcanzar la superficie
Llegó contando que el viento iba en aumento después de haber pasado la bocana de la ría, más allá de las  Cies; sin embargo no era nada que no hubiera visto antes. Lo que se estaba haciendo imponente era la mar. Al rato de empezar la zarabanda una rompiente inundó parte de la bañera. Los aparatos marcaban entre 35 y 40 nudos, pero eso no era lo más imponente, sino las olas, sobre todo, porque era prácticamente de noche y siempre, en la noche imponen mucho más.
Las olas saltaban dentro del barco dejándolos chorreando. Algunas hacían el efecto de una bofetada porque cuando se desploman así, todo retumba y mientras el agua se deslizaba como un torrente pensaron en aquel refrán que dice " el que anda por el mar aprende a rezar"
Son duras las mujeres gallegas, muy duras ante el dolor, la soledad y la pérdida de un ser amado. Se puede leer en sus caras una profunda pena y en el cuerpo y en el alma el agotamiento que la incertidumbre deja ante el desconocimiento del paradero de alguien querido desaparecido en el mar
La mar, igual que la sangre circula por sus venas  confiriendo a su espíritu una fortaleza forjada a base de temporales y galernas que dejaron en estas costas incontables cosechas de viudas de náufragos, de lacrimales secos y de dolor profundo ante la pérdida de aquello que aman.
Ellas no se marean nunca en los barcos y el mareo en el mar es horrible, Tiene dos fases bien definidas: la primera es aquella en la que crees que te vas a morir y la segunda en la que te das cuenta de que, por desgracia, no te mueres.
Tampoco les marea la vida que la agarran bien fuerte a pesar de sus pérdidas.
Y como alguien dijo en una ocasión " los hombres somos muy pobres, demasiado pobres como para ir  perdiendo amores y amigos en la vida.





domingo, 6 de agosto de 2017

Vigo y su Cristo de la Sal




Durante muchos siglos, la ciudad de Vigo estuvo centrada en la actividad pesquera . Sus gentes vivían de lo que la Naturaleza les daba pasándose la vida procurando sobrevivir a las peligrosas aguas del Océano Atlántico.

Los versos de todos los poetas están recorridos de ritmos y rumores marinos, de estertores de olas espumosas, del brillo de los delfines, de golpes de remos, de vientos húmedos, de olor de algas y de puertos.
El mar ha sido siempre una fuente de vida, hasta el momento, inagotable. Pero el mar es peligroso y los hombres que viven surcando sus aguas lo saben bien. Por eso, todos los años, el primer domingo de Agosto, miles de gallegos participan en una procesión que recorre las calles de Vigo con el mayor tesoro religioso de esta ciudad: una gran Cruz con una imagen de Jesús.
El aire se llena del aroma de las flores y del olor de los cirios quemados. Los devotos, con  los cirios encendidos discurren por las calles en una atmósfera llena de solemnidad, solo rota por las salvas, las oraciones y los tambores. Avanzan con ritmo lento por callejuelas estrechas; tan estrechas, que el Cristo va acariciando los rostros de aquellos que se asoman a los balcones para verlo pasar. Lo empujan veinte cofrades, dieciséis costaleros en las agarraderas exteriores y cuatro carreteros desde abajo del soporte. Cierran la procesión miles de vigueses que le siguen al paso. A la tarde le va inundando la penumbra y los farolillos y los cirios se han encargado de iluminar al Cristo con un reguero de luz.

Esta imagen es un símbolo de Vigo. Con todas las leyendas que corren en torno a su historia, muchos obispos han querido trasladar el Cristo a diferentes Catedrales e Iglesias de Galicia e incluso a otras regiones españolas. Sin embargo, según cuentan, cada vez que alguien ha intentado llevarse el Cristo de la Colegiata a una iglesia diferente, las fuertes lluvias lo han impedido.
La lluvia no es algo raro en Vigo, aunque hay quien cree que no es casualidad que cada vez que alguien haya intentado llevarse la imagen del Cristo comenzara a llover, a mares, como decimos aquí.
Sigue siendo uno de los símbolos más importantes de la ciudad y cuando corren tiempos difíciles, los vigueses depositan todas sus esperanzas en esta imagen para que les proteja.

También se le conoce como el Cristo de la Sal.

" Cuenta la leyenda que una embarcación que transportaba un cargamento de sal recogió la imagen en alta mar y amenazados por el fuerte oleaje, los marineros optaron por atracar en el primer puerto para dejar allí la talla y prometieron asistir descalzos a una misa. Sin embargo, pudieron llegar al puerto de Vigo sin problemas y cuando la tempestad amainó, volvieron a adentrarse en el mar olvidando cumplir con sus propósitos. Las olas se elevaron de nuevo en contra de la embarcación, por lo que no tuvieron más remedio que regresar a puerto. La operación se volvió a a repetir y viendo que la navegación se hacía inviable, cayeron en la cuenta de que habían olvidado cumplir su promesa, de modo que llevaron la imagen a la Colegiata de la ciudad, probablemente por su proximidad al puerto y allí oyeron misa"

Otra versión de la leyenda nos llega desde la época de Enrique VIII, rey de Inglaterra.
Cuenta esta leyenda que los cristianos arrojaron la cruz con la imagen de Cristo al mar para salvarla del fuego durante las persecuciones que se produjeron en Inglaterra contra los católicos.. Fue entonces cuando un barco la rescató y la trajo a Galicia.
El nombre del Cristo de la Victoria, según algunos investigadores, procede de la época de las guerras napoleónicas. Los vigueses le han puesto este nombre por haber salvado la ciudad de las tropas de Napoleón.

martes, 1 de agosto de 2017

Entre brumas

 Así se conforma esta tierra, entre brumas suaves, delicadas, que borran los perfiles y los contornos de las cosas.
Entren brumas, la conciencia se disuelve y pierde la necesidad de asimilar y registrar el presente.
Conforme se acerca la noche, la niebla es más densa. Los perfiles desaparecen, la bruma me va cercando y ya casi solo distingo mis manos.
La luz se apaga cada vez más temprano y entro en el
 reino de las sombras. Miro dentro porque fuera ya no existo.Todo a mi alrededor ha desparecido y solo quedan mis adentros.
Actos y sensaciones que parecen haber sido vividos sin ser registrados en la conciencia se convierten finalmente en la materia que ha hecho mi propia vida.

Intento mirar más allá de la bruma: Unas rocas se insinúan entre las sombras.
Intento descubrir las siluetas de los pinos y no lo consigo aunque estoy dentro de ella  y aquí, en el interior de la bruma intento conectar con mis muertos. Cerrar los ojos y sentir su presencia añorada, preguntar qué es lo que tienen que contarme, qué quiero contarles yo, tender las manos...recuperar las horas perdidas... reparar lo irreparable.
Todo el día caminando entre brumas la niebla acaba por convertirse rocío en mi piel, me penetra hasta los huesos.
El descenso de la luz y la luna negra, en la que intento descansar me hace ver las cosas con otra perspectiva, me predispone a la tristeza, que es otro cristal con el que ver las cosas. Habla una parte de mi, la más reprimida, la más olvidada y sin embargo, la más verdadera. Mientras la noche envuelta en el perfume de la bruma ha terminado por borrar hasta los contornos de las sombras.



Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...