sábado, 15 de julio de 2017

Marineros y su patrona

Con la llegada de Julio llega una de las celebraciones más importantes en toda Galicia, tanto para los marineros como para los que no lo son: la Fiesta del Carmen. Esta es la celebración marinera por excelencia, se venera a la Virgen del Carmen, la patrona de los marineros
Hay cientos de relatos que nos hablan sobre experiencias duras en el mar, quizás tantos como barcos y marineros. Estas historias de náufragos son verdaderas historias de supervivencia que muestran como el ser humano es capaz de adaptarse y soportar las más duras condiciones.

Este podría se uno de tantos:

"El barco escoraba como nunca, las olas nos pasaban por encima. Una y otra vez nos azotaban sin piedad. Sin tregua alguna, no nos dejaban quitarnos el sabor salado de la boca. Casi no podíamos respirar. Estaba empezando a ser angustioso,

El mar estallaba contra la  cubierta y cada vez que esto sucedía hacia un ruido ensordecedor. El barco se cubría continuamente con la fría y abundante espuma del mar. Era engullido por él.
Allí estábamos en medio de aquella imponente masa de agua, viendo y sintiendo como una maraña de relámpagos nos daba caza.
Mantuvimos el silencio unos minutos como si aquella oración íntima en medio de la oscuridad nos fuera a salvar de las garras de aquel mar violento.

Pero el viento fue subiendo con muchísima fuerza y cuando nos dimos cuenta el barco era una cáscara de nuez entre montañas de agua .
Cada estruendo de los relámpagos sentíamos que el cielo se rajaba de arriba abajo. Verlo nos asustaba, pero sentirlo retumbar en el cuerpo nos ponía los pelos de punta. En cada chispazo de luz nos veíamos las caras desencajadas.

Seguíamos agarrados a la caña tirando de ella con fuerza para intentar llevar el barco navegando, pero el barco estaba sin control, iba y venía a merced de las olas de forma tan caprichosa que parecía como si el mar estuviese jugando con él.
La escora era indomable y el motor insuficiente para enfrentarnos a las sacudidas del agua que venían por proa. Acercarse a tierra suponía encallar porque no teníamos control ninguno sobre el barco y el motor no tenía fuerza.
El viento siguió subiendo hasta los 35 nudos.  Entre golpes de mar cada vez más duros, el mar castigó al barco de tal forma  que el motor murió  sin remedio.
Un golpe de mar  violento me lanzó contra una cuaderna vista de popa. Me vi en el suelo sumergido en agua y gasoil. El hedor era tan fuerte que estuvimos a punto de vomitar de la angustia.
Intentamos poner en marcha el motor varias veces, pero fue imposible, estaba muerto.
 Tuvimos unos minutos de impasibilidad, de hastío, el agotamiento nos estaba pasando factura; completamente mojados, cansados y con el traje y las manos manchadas de gasoil y grasa solo nos quedaba llevar el  barco lo mejor posible.
 Solo los bofetones de las olas en los ojos y las gotas que se colaban por dentro del traje de agua eran capaces de sacarnos del letargo o la muerte súbita.
La cosa pintaba muy mal y planificar las maniobras era complicadísimo. El viento ensordecedor, los golpes de mar, la jarcia temblando, y sin motor y sin radio, parecía que nuestra suerte dependía de la resistencia del barco.
En ese momento de incertidumbre y angustia uno piensa en los familiares, en los amigos.
Adormilados por el frío, permanecíamos en silencio guardando la compostura y atados al barco.
 Cuando la angustia del gasoil se nos pasó, empezamos a salir del hoyo y a poner el barco rumbo a puerto. ´
Las luces estaban cada vez más cerca, necesitábamos llegar allí de manera imperiosa, teníamos las muñecas y los brazos reventados de aguantar la caña durante toda la noche en medio de aquellos embates. Cada ola que nos arruinaba o nos revolcaba se llevaba un insulto.

 Tres horas después hicimos una entrada propia de desalmados. En el primer muelle que vimos libre metimos caña derrapando y encajamos el barco en el muelle. Hicimos un pequeño agujero en la banda, pero desembarcamos y nos abrazamos. Besamos los tablones del pantalan  y sin que nadie se percatara de nuestra llegada, fuimos directos a abrigarnos y a desayunar".
Después de esta terrible experiencia, un día como hoy, cualquier marinero o marino siente una emoción indescriptible honrando a su patrona.: La Virgen del Carmen.

Los barcos salen en procesión y sobre las aguas navegan cientos de flores entre las estelas de los barcos que han sido lanzadas al mar. Muchos de los marineros quedaron para siempre en el fondo de mares y océanos, otros recuerdan a sus amigos, compañeros de faena que ya nunca volverán y las familias se agrupan ansiosas elevando su plegaria a la Virgen para que  proteja a sus hombres de las aguas cada vez que abandonen el abrigo del puerto




Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...