viernes, 23 de junio de 2017

Noche de San Juan

"En San Xoán meigas e bruxas fuxirán" Es noche de brujas, de meigas, en la que nuestro mundo y el suyo están más comunicados que nunca. Las puertas de ambos se abren para dar paso a encuentros increíbles. Cuentan que en esta noche mágica, las meigas buscan barcos a los que llevar hasta los faros para comer y beber y bailar hasta el alba. Por eso muchos marineros clavan tres cardos protectores en el palo mayor de sus embarcaciones. 
Es el único momento del año en que se pueden ver a las "mouras", doncellas encantadas que salen esta noche de sus cuevas y a las que se puede ver en castros y peñascos, con la ilusión de recuperar su libertad.

El significado primordial para los celtas era el de celebrar el instante en el que el Sol se hallaba en su máximo esplendor, cuando duraba más tiempo en el cielo y mostraba su máximo poder a los hombres. Era el día en el que alcanzaba su mayor plenitud y, al mismo tiempo, el día en que empezaba a decrecer hacia casi su muerte en el Solsticio de Invierno. Se encendían hogueras para conmemorar ese poder del Sol y para compartir su fuerza, para alabarlo y al mismo tiempo para atraer su bendición sobre hombres, animales y campos.
Otra de las costumbres que dio a esta fiesta el apelativo de "verbena" - planta medicinal utilizada tradicionalmente en la medicina debido a sus propiedades y beneficios para la salud - era la costumbre practicada en algunos lugares por las mozas casaderas de ir a recoger "verbena" a las doce de la noche, la víspera de San Juan, creyendo que con ello conseguirían el amor del deseado por su corazón.


La "hierba de enamorar" realmente tiene propiedades mágicas; se considera el mejor remedio contra el desamor, une corazones, ayuda a solucionar problemas sentimentales y mejora y aumenta la fertilidad de las mujeres.
La " namoradeira" crece al desamparo de los vientos, en los acantilados de la sierra de la "Capelada", que después de los fiordos noruegos, estos, son los acantilados más altos de la costa atlántica.
Dicen " un lugar perdido de la mano de Dios", sin embargo, creo que es aquí, donde realmente se encuentra.
La "namoradeira", simboliza el amor ardiente; de color rosa, blanca y/o violácea, se asoma dos veces al año, en invierno y a principios de primavera.
Los habitantes de la aldea de San Andrés de Teixido agasajan, a aquellos que les visitan, con esta mágica y apasionante hierba del amor.
Claro que para que nos ayude en su búsqueda existen varios rituales que hay que realizar:
Si lo que se quiere es tener una relación con la persona que se ama se debe recoger la " hierba de enamorar" en la noche del 23 de Junio, la noche de San Juan y  debe hacérsela llegar de alguna manera sin que se de cuenta.
Si lo que se quiere es que el amor esté siempre en la vida, se tendrá que recoger la planta al atardecer, justo en el momento en que la luna está oculta por el sol y en ese momento invocar:
A la diosa Áine: diosa de los cuatro vientos, el cielo y la fertilidad.
A la diosa Deva: diosa de todos los mares, que emana vida, salud y amor.
Según la leyenda este flor tiene su esencia en la magia de las dos diosas.
 Con la flor cogida en el momento oportuno, se debe guardar en una cajita de madera con algo de oro y plata y así, según esta tradicional leyenda, se tendrá suerte en el amor toda la vida.

Y si además.
La pareja salta unida la hoguera se procura felicidad y buena fortuna.

"Boa noite de San Xoán a todos"

domingo, 18 de junio de 2017

Supersticiones


Para una buena parte de la sociedad, la existencia de un mundo invisible de poderes paranormales es un hecho. Bajo esta idea subyacen la superstición y el pensamiento mágico, ambos muy extendidos.


Las supersticiones son creencias que se tienen de determinadas situaciones, sin la evidencia científica que puedan afirmarlo. 

En algunos países forman parte de la cultura popular, en Venezuela por ejemplo, muchas personas creen que situaciones de la vida diaria pueden o no, suceder de forma voluntaria e influirán de alguna forma en sus vidas.

 En Escocia se creía que dormir con un cuchillo bajo la almohada evitaría que las brujas se lo llevasen mientras dormían y en muchos países se considera fatídico regalar un arma blanca. En fin, un sin número de creencias que forman parte de la cultura de los pueblos.

Las supersticiones romanas estaban en gran parte relacionadas con el mundo de la naturaleza; los romanos leían presagios de desastres en el croar de los cuervos y encontraban protección contra el mal de ojo entre las hojas del acebo. Junto a esta consulta de los augurios, iba una fe en las propiedades mágicas, generalmente medicinales, de plantas y animales.

Las supersticiones nacen, pues, del temor ante: enfermedades, muerte, peligro, etc. Y para combatirlo, el hombre creó creencias y poderes especiales para liberar las malas influencias, ya que fue tomando conciencia de que los seres humanos compartimos el temor ante objetos, animales y situaciones idénticas o similares.

 De este manera podemos decir que todas las culturas o civilizaciones que han existido a lo largo de la historia han tenido la necesidad de crear sus propios mitos, explicaciones religiosas, supersticiones y su origen en el universo. Todas ellas son diferentes entre sí, por lo cual para una cultura o civilización son esenciales los relatos que expliquen su propio origen, donde no es importante si es real o imaginario.

martes, 13 de junio de 2017

MUIÑADA

¡Uy cuantísimos ríos hay en esta tierra gallega!. Maravilloso pasear por sus orillas y ver los reflejos de los salgueiros, loureiros, bidueiros, enormes helechos que mojan, a veces, sus pequeñas hojas en las aguas saltarinas del río. Te sientes en una realidad diferente y fantástica donde la magia de la vegetación, el sonido del agua  y los sonidos del bosque te trasladan, aún sin querer, a otra dimensión, a otro estado, más grato, más placentero, donde cualquier deseo pudiera hacerse realidad.

La variedad de colores y tonalidades de las hojas se aprecia principalmente en otoño, cuando la multitud de verdes da paso a pardos y rojizos para recibir al invierno con las ramas desnudas pero ahora, en verano, la frescura del color verde se hace sentir en la piel. Y ...en algún recodo  aparece de repente un molino de agua.



El molino es una construcción de piedras pequeñas cubiertas de teja, generalmente cuadradas, que se  dividen en dos plantas; tremiñado - parte superior- y el infierno - parte inferior.
Se localizan en las orillas de los ríos para provechar su caudal y trasladar el agua al molino. Una vez cargada la muela y echado a andar, el gordo de la harina se regula en la cruceta y en la caída de la acequia. Nos encontramos con varios tipos de calidades: el oleo que caía cerca del pie y que servía de papas para los niños, luego la harina propiamente dicha:  farelo, más lejos del pie y luego la harina brava con cáscara del grano de maíz o picón, granos machacados.



A veces, llueve tan fuerte que el caudal del río baja como un verdadero torrente, formando remolinos y espumeando en sus pequeños desniveles. Con esta enorme fuerza se podían mover hasta 53 molinos, donde se obtenía  la harina de maíz principalmente y ,de trigo y centeno en menor medida.

Hoy en día no se utilizan, claro está. Se restauran. Estos molinos de agua restaurados se reparten a lo largo de la Ruta da Pedra e da Auga que atraviesa la vegetación por donde discurre el río Armenteira

Pequeños, de apenas 30 metros cuadrados de superficie y de una sola planta , la arquitectura de los molinos tiene detalles sorprendentes como esas repisas ( en gallego, pousadeiros) junto a la puerta, en la que se descansaban los sacos y que al estar a un metro escaso del suelo reducían el esfuerzo necesario para cargarlos.


La molienda se realizaba sin descanso, de noche y de día. Para vigilar que el molinero no se cobrara una proporción de harina mayor que la debida. Se hacían guardias y reuniones junto al molino que derivaron en fiestas y en bailes. De ahí surgió la muiñeira ( molinera) , el baile tradicional de Galicia.

"Lo que pasaba en el molino quedaba en el molino".

Aquel tiempo se perdió en los años 50 del siglo pasado con la irrupción de las máquinas eléctricas.La maleza y la tierra se fue apoderando de los molinos, a la vez que sus estructuras se derrumbaban y los tejados se hundían. Entonces se inició un proyecto de rehabilitación para que todo este espacio y aquella actividad de la molienda no viviera solo en la mente de las personas mayores.
Ahora las fachadas de los molinos lucen una bonita piedra. Los tejados sus tejas rojas, el caudal del río discurre por un cauce despejado de maleza y se puede cruzar en distintos puntos por puentes de madera.
Dentro de estos bosques la magia vuelve a surgir cuando los rayos del sol se cuelan entre los árboles.

Todos los molinos tiene un nombre, algunos referidos a sus propietarios, y otros a su ubicación. Unos eran de herdeiros ( de propiedad de particulares que van heredando el molino) otros de parceiros ( pertenecientes a una colectividad, con los días de molienda repartidos) y otros de maquía ( de profesionales que cobraban por hacer la molienda).
Y así siguen viviendo entre nosotros para siempre.



lunes, 5 de junio de 2017

Camino marítimo fluvial a Santiago

Surcando la ría de Arosa y el río Ulla se conmemora la llegada, a Galicia, por mar,del cuerpo del Apóstol Santiago. Según la tradición, la barca entraría por la ría remontando el río Ulla  llegando a la ciudad romana Iria Flavia, hoy en día Padrón.

 La llaman Ruta Traslatio, Ruta Jacobea ;Marítimo fluvial, Camino del Mar de Arousa y Ulla... en cualquier caso todas estas denominaciones se refieren a la desembocadura de Ulla en el fondo de la Ría de Arousa y al tramo final del río enlazando el tramo final del camino portugués.
Las 40 millas naúticas y los 26 kilómetros que distan entre Puentecesures y Santiago no son suficiente acreditación para obtener el diploma oficial del peregrino; así que como en los demás caminos, para obtener la Compostela, es necesario realizar, a pie o a caballo, los últimos 100 kilómetros.
Esta no es una ruta fluvial cualquiera, sino que, según cuanta la leyendas, fue la que siguió la milagrosa barca de piedra en la que sus dos discípulos predilectos trasladaron los restos del Apóstol Santiago desde Palestina a Iria Flavia ( Padrón), en el río Sar de camino a Compostela.

En esta ruta se encuentra el único Vía Crucis marítimo del mundo que está formado por 17 cruceiros, casi todos situados en el fondo de la ría y las dos riberas del Ulla.
Los siglos IX- XI se caracterizan por un período de constantes y devastadores ataques vikingos a las costas Atlánticas de Europa, y aquí en el río Ulla nos encontramos, nada más adentrarnos en sus aguas, las Torres del Oeste de Catoira, símbolo de la fuerte resistencia de los gallegos a las continuas incursiones vikingas cuyo fin no era otro que apoderarse de los tesoros de la Catedral de Santiago, por lo que para impedir su paso por este acceso marítimo fluvial a las cercanías de Santiago, se levantaron las Torres del Oeste.

Originariamente fueron siete torres enclavadas en ambas orillas del río, pero en la actualidad, solo los restos de dos de ellas se mantienen en pie, junto con una pequeña capilla dedicada a Santiago.


La ruta del mar de Arousa y el río Ulla es una ruta del Camino de Santiago que rememora las últimas millas navegadas por los restos del Santo hasta su desembarco en Padrón y desde allí completa por tierra los casi 25 kilómetros restantes hasta la capital compostelana, un trecho muy llevadero para recorrer en una solo jornada.
Los puertos de Ribeira y O grove flanquean la entrada a la más extensa de las rías gallegas, por eso habrían sido los primeros en avistar la llegada de la nave apostólica, que todavía tendría por delante unas 40 millas náuticas hasta tocar tierra en la antigua Iria Flavia, en el desaparecido puerto de Murgadán, donde versa: Huic fuit corpus Beati Iacobi ( aquí llegó el cuerpo del Apóstol Santiago).

La Ría de Arousa esconde parajes únicos, de significación especial por su pasado memorable, vigilado por las sempiternas y emblemáticas Torres de Catoira, testigos de episodios bélicos como la invasión vikinga.
El camino de santiago por la costa de Galicia es desde hace ya unos años, recorrido de peregrinos, creyentes, o simplemente curiosos que acuden a la llamada del Ápostol Santiago, cuyos restos descansan bajo la catedral de Compostela.
La travesía inevitablemente se tiene que hacer en barco, y durante el trayecto se recrea la llegada a Galicia de los restos del Ápostol por mar desde Palestina en el lejano año 44 d.C. Toda una aventura que se denominó "Translatio" realizada por una barca que transportó los restos del Ápostol surcando todo el Mediterráneo y parte del Atlántico hasta llegar a la Ría de Arosa, puerta de entrada para llegar hasta entonces la ciudad romana  de Iría Flavia (Padrón ). Dicho puerto era el punto navegable más cercano a Compostela.

La hora de partida la marca la marea, pues hay que aprovechar la franja más alta del nivel del mar, cuyos cambios de desnivel o bajadas del agua afectan sobre todo a la parte fluvial.
Tras pasar la isla de Cortegada, la ría empieza a estrecharse y el agua salobre se mezcla con el caudal dulce del río Ulla.
El paisaje cambia rápidamente según se remonta el río; las aguas se calman aún más que en la tranquila ría y las orillas modifican sus formas de roca y arenal costero por increíbles tapices de flora fluvial y según se va subiendo por el río, en las esquinas aparecen más cruceiros por los costados de la ribera.

A medio curso de la ruta del río aparece uno de los lugares más emblemáticos de este tramo del caudaloso Ulla: la ciudad de Catoira.
Junto al puente que sortea el caudal se alzan aún restos de lo que en el siglo IX fue una fortaleza y cuyas últimas piedras que quedan en pie se conocen como Torres del Oeste.
Y tras unas millas de navegación se llega al puerto de Puentecesures, final de esta ruta.
El barco no se detiene, se limita a dar un giro a la popa para volver de nuevo camino hacia la ría.
Volvemos al puerto de Cambados cuando ya comienza a atardecer por el oeste y tanto los parajes fluviales como el mar cambian de tonalidad serenando el alma.


miércoles, 31 de mayo de 2017

FURANCHOS

Furanchos de Pontevedra
Oficialmente es un local de temporada abierto, normalmente de marzo a junio, para vender el excedente de vino elaborado para consumo propio.
Furancho viene de furo ancho, el agujero que se hace en el barril, con el que extraerle el vino que tiene dentro.
Los furanchos en Galicia, son pequeños locales que recuerdan las tabernas de antaño, con vinos y productos fabricados en casa y que surgieron como una forma de vender el excedente de vino. 
Normalmente los furanchos llevan por nombre el mote o apelativo de la familia. Se les llama también loureiros por la ramita de laurel que se ponía en la puerta para informar de que en ese local se vendía vino.
El vino se sirve en "cunca" o taza y en jarras tradicionales; también es una tradición coger el vino directamente del barril, no embotellado.
Tres meses al año cuelgan una rama de laurel a la puerta de su casa y ofrecen vino que les sobra antes de que llegue la nueva cosecha.



Hay más de trescientos furanchos, la mayoría en la provincia de Pontevedra, Cambados, Ribadumia, Gondmar, Vigo entre otros.
La legislación permite la apertura de los furanchos entre el 1 de diciembre al 30 de junio, con la posibilidad de ampliar el plazo un mes más. pero solo pueden abrir mientras tengan vino propio y como máximo tres meses. A partir de fin de mes, comienzan a desaparecer las ramas de loureiro hasta que llega el 31 de julio el cierre definitivo hasta el año que viene, en que tendrán una nueva cosecha que vender.
Es un negocio familiar en el que el cosechero se pone al frente de los barriles, mientras esposa, hijos y demás parientes atienden la cocina y las mesas de los clientes. Son mesas largas donde se comparte mantel de hule con el vecino de mesa.
Nacieron como manera de poner en circulación el vino excedente de la cosecha propia de casa: vecinos, amigos, conocidos... se sientan en torno a una mesa con una cunca y acompañan la bebida con algo de la casa. En esencia, son casas particulares que habilitan una zona como comedor al púbico para servir el excedente de su propia cosecha, acompañados de comida casera.
Furanchos de GaliciaNo se encuentran por toda Galicia, aunque su fama está haciendo que se abran en lugares en los que no había tradición, como Lugo o zonas del interior. Lo habitual es que se encuentren en Betanzos (Coruña) y en el sur de la Provincia de Pontevedra. Son especialmente famosas por la abundancia y calidad de los furanchos las zonas de Cobas, en Meaño o Bembrive en Vigo.
La vendimia es temida porque todos los familiares ( por muy lejanos que sean) son llamados a filas para deslomarse durante un fin de semana recogiendo las uvas antes de que la lluvia acabe con ellas. La cuestión es que muchas veces se producía más de lo que se podía consumir y buena parte  de ese vino acababa convertido en vinagre.
De ahí nacieron los " loureiros" unas casas particulares donde los amigos llevaban algo de comer y acababan con las reservas existentes. Para señalar la casa colocaban ramas de laurel , "loureiro" y de ahí les vino su primer nombre. Y como todo en la vida, la cosa fue evolucionando, los que primero eran amigos, acabaron siendo los amigos de los amigos y finalmente fueron" unos señores que pasaban por alli" y lo que al principio era que los amigos llevaban viandas, se acabó convirtiendo en que los propietarios del vino acababan vendiendo los excedentes de los huevos de las gallinas de casa o de la matanza del cerdo. Ahí nacieron los furanchos en donde en todos ellos el vino se bebe en"cunca" y en donde existe una gran probabilidad  de acabar cantando con los señores de las mesas de al lado a los que no les conoces de nada. Principalmente esta canción:



Las principales zonas furancheiras están en las Rías Bajas. Lo más difícil es localizarlos porque suelen estar escondidos en medio de canicouvas( callejuelas estrechas en medio de la nada) y las indicaciones que te pueden dar son poco menos complejas que las de un mapa del tesoro, aunque llegar tiene su recompensa. No conozco a nadie que haya ido a un furancho y no haya disfrutado de lo lindo.

viernes, 26 de mayo de 2017

Ven y camina conmigo

Cuando se ejerce sobre el cristal una presión mayor que su resistencia, este se quiebra, salta en mil pedazos que ya  nadie puede volver a recomponer. Así se puede romper una amistad. Cada quien tiene sus razones para ser como es y la amistad es el hilo que une nuestra experiencia con la de los otros. "A veces sirve para que nos conozcamos mejor viendo como nos ve el ojo del amigo" (Gala)
Hemos nacido para entender y para querer. Un amigo es un testigo de nuestra vida que intenta ver las cosas desde nuestra propia perspectiva. A veces tenemos que recordarle a alguien que camine a nuestro lado, que intente ver la vida desde la perspectiva en la que nos encontramos porque no está siendo capaz de comprendernos del todo.
 Es una invitación para quien nos juzga nuestra forma de actuar o de ser. Una invitación a que juegue, decida y avance.
La amistad construye identidad: estamos hechos de ellos - de los amigos_ y ellos, de nosotros. Resiste el tiempo y la distancia, algo que no ocurre con otros vínculos. Una vez que la amistad se construye, es eterna, resiste hasta lo más terrible que nos sucede: la muerte.
Tenemos amigos en el más allá; al otro lado de la vida y por supuesto serán amigos para siempre.

Los científicos han descubierto que la actividad cerebral de una persona cuando está en peligro es prácticamente idéntica a la que despliega cuando su amigo lo está. Nuestros amigos se convierten en parte de nosotros, no en sentido poético o metafórico, sino real. Literalmente nos sentimos amenazados cuando nuestros amigos están amenazados.
El amigo forma parte de cada uno de nosotros. Si deja de estar a mi lado, entonces, en cierto sentido, he muerto con él. Hacemos del otro una parte esencial de nuestra existencia y...,si hay separación, si hay partida, algo de nosotros muere, pues antes de que hubiera tenido este amigo no era "yo mismo" todavía.
El ser de uno se convierte en parte del ser de otro y al revés.






El Amor: (Amor = Amistad)
el amor es comprensivo,
el amor es amable,
el amor no tiene envidia,
el amor no presume,


el amor todo lo cree,
el amor todo lo espera,
el amor todo lo soporta,
el amor no acaba nunca...

 Por eso no existe la amistad como algo dado; hay que construirla siempre.

viernes, 19 de mayo de 2017

BENDICIÓN CELTA

"Que el camino salga a tu encuentro. Que el viento esté siempre detrás de ti y la lluvia caiga suave sobre tus campos, y hasta que nos volvamos a encontrar, que Dios te sostenga suavemente en la palma de su mano.
Que vivas por el tiempo que tú quieras, y siempre quieras vivir plenamente. Recuerda olvidar las cosas que te entristecieron pero nunca olvides recordar aquellas que te alegraron.

Recuerda olvidar siempre a los falsos amigos pero nunca olvides recordar a aquellos que te fueron fieles.Recuerda olvidar los problemas que ya pasaron, pero nunca olvides recordar a las bendiciones de cada día.

Que el día más triste de tu futuro no sea peor que el día más feliz de tu pasado.
Que nunca caiga el techo encima de ti y que los amigos reunidos debajo de él nunca se vayan. Que siempre tengas palabras cálidas en un anochecer frío, una luna llena en una noche oscura y que el camino siempre se abra a tu puerta.
Que vivas más de cien años con un año extra para arrepentirte. Que el Señor te guarde en su mano, y no
apriete mucho su puño.
Que tus vecinos te respeten, los problemas te abandonen, los ángeles te protejan y el cielo te acoja y que la fortuna de las Colinas Celtas te abrace.

Que tus bolsillos estén siempre pesados y alegre tu corazón.
Que la buena suerte te persiga y que cada día y cada noche tengas muros contra el viento, un techo para la lluvia, bebida junto al fuego, risas que te consuelen, aquellos a quienes amas y que se colme tu corazón con todo lo que desees.
Que Dios esté contigo y te bendiga, que veas a los hijos de tus hijos.
Que el infortunio te sea breve y te deje rico en bendiciones.
Que no conozcas nada más que felicidad desde este día en adelante.
QUE A SÍ SEA CADA AÑO Y PARA SIEMPRE.



viernes, 12 de mayo de 2017

Deva

Cuenta la leyenda que el agua del mar era dulce como la de los ríos hasta que la diosa Deva se enamoró de un humano. Su amor solo duró una noche y, tras esa noche la diosa volvió al fondo del mar para cumplir con sus deberes, no obstante Deva volvió inundada de tristeza y sus ojos no dejaron de llorar.  Dicen que por eso, desde entonces,el agua del mar es salina debido a las lágrimas de la diosa.
El agua desempeñaba un papel muy importante entre los celtas. El culto a las aguas estaba muy extendido en todo su mundo  y tanto los mares como todos los ríos tenían una divinidad asociada normalmente femenina.
Deva es la diosa celta del mar, de las emociones y los sentimientos: Ella es la que ayuda a los que priorizan el amor, renunciando a lo material.





Se dice que si necesitas que en tu vida aparezca la persona que pueda acompañarte en el camino y compartir contigo todo lo bueno y todo lo malo, has de bajar un atardecer con la Luna Nueva hasta una playa cuando la marea haya bajado hasta su último límite.

Se llevará una botella  y una hoja de hiedra en la que se habrá escrito con un objeto punzante la palabra AMOR.
Ve recogiendo de la arena húmeda conchas, cantos rodados, incluso pequeños cristales de formas o colores armoniosos. Todas esas pequeñas cosas que han sido descubiertas por la marea y que se consideran propiedad de la diosa Deva.
Tienen que ser objetos significativos y bonitos, que atraigan por su brillo o por su forma.
Cuando tengas nueve objetos siéntate en la arena y colocando todo delante de ti, mete dentro de la botella la hoja de hiedra y luego uno a uno los pequeños tesoros que hayas encontrado.                                                                                                                                                                                             
Antes de introducir cada uno de ellos en la botella hay que retenerlo en las manos y encomendarle la misión que ha de cumplir​.
Cuando todas las piezas estén dentro de la botella pon arena en ella, acércate a la orilla y  llena lo que quede con agua del mar.
Ciérrala, acércala a tu pecho como abrazándola.

Di tu nombre completo y pronuncia el conjuro

" La marea crecerá cubriendo mis ruegos.
Ahora está silencioso el océano.
La diosa duerme
Aquí queda mi deseo para que la diosa lo encuentre
si es su voluntad soberana.
y si hasta ella llega mi invocación solicito ser escuchada:
Que se cumpla lo escrito.Que se cumpla lo deseado"
Después entierra superficialmente la botella en la arena cerca de la orilla.

Se dice que cuando la marea sube, la diosa Deva cuenta cada criatura, cada pez, cada objeto hasta asegurarse de que no falta ninguno; que están todas sus conchas, todas sus arenas y todos sus amuletos marinos.
Buscando lo que le falta, encontrará la botella. La abrirá y escuchará en el aire las palabras de quien ha hecho la petición por eso se ha de decir el conjuro en voz alta, para que el aire la recoja y las palabras puedan llegar a ella.
Es un ritual muy antiguo que practican en las playas más escondidas de nuestra costa. Personas que creen en la vieja religión ponen bajo el amparo de la diosa Deva sus deseos.

Relacionar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...